Viajar con animales

Viajar es prácticamente lo que hago, lo hago físicamente y también lo hago soñando mientras duermo. Pero he de confesar que también sueño despierta y mucho: soy de las que aunque defiendo vivir el presente no puedo evitar soñar con lugares increíbles y las cosas que quiero hacer en ellos.

Si escribo este artículo ahora es porque hay muchas personas que tienen planeado irse de vacaciones, y eso es una noticia buenísima porque pasar tiempo descansando, explorando, con la familia o solo/a son grandes momentos. Pero hay un tema que me empieza a preocupar: de los creadores de para navidad regalo un cachorro, viene… me voy de vacaciones y no sé que hacer con él. Y de esto voy a hablar hoy, pero no vengo a juzgar, sino que vengo a reflexionar contigo sobre el término familia y sus valores.

Recién llegada a nuestra vida

Hace casi cuatro años tomé una decisión, traer a mi vida un perrito; pasaba por un mal momento y necesitaba amor incondicional que yo no me sabía dar. La idea de tener una mascota es la manera superficial de decir: compañero de vida o familia, porque son lo mismo dicho de otra manera. Fui a casa de mi padre y Lecker era la perrita débil de una camada de muchos perros que tenía mi padre. Él y yo diferimos de cómo tratar y concebir a los animales, pero poco a poco él aprende de mí y yo mucho de él. En fin, yo fui un fin de semana a visitarle con la idea de mirar perritos, siempre lo hacía pero nunca me atrevía a adoptar ninguno porque yo quería viajar y muchas más cosas.

Pero esa vez fue diferente, fui y una perrita pequeña y delgada asomaba tímida junto con otros perros. Mi padre abrió la puerta y Lecker salió corriendo, se asustó de los demás perros y corrió a refugiarse a mis pies, se sentó en ellos y firmó un pacto conmigo de por vida. Era la primera vez que me veía y no me enamoró su belleza, o su raza, fue su innata respuesta de refugiarse en mí, pues yo me quería refugiar en ella. Entonces lo supe, yo la podía proteger y cuidar, y lo quería hacer. Puede que ella me quisiese a mi incondicionalmente.

¿De donde viene el nombre de Lecker?


Martin y yo nos miramos y él sabía que era definitivo, tardé mil horas en decidir un nombre. Martin le quería poner Tara y a mí no me gustaba demasiado para ella, quería ponerle Lekker que fue la primera palabra que aprendí en Utrecht cuando trabajaba. Significa “delicioso” y me la enseño un niño de cuatro años mientras se comía un sándwich de crema de cacahuete que le parecía el mismo cielo. Fue la inocencia del niño que me parecía la misma que la de la perra. Paralelamente Martin hizo un Erasmus en Munster y aprendió la misma palabra solo que se escribía y pronunciaba diferente, aun así sonaba parecido: lecker. Así que acordamos que yo elegía el nombre o concepto pero que Martin elegía el origen del lugar y por lo tanto como se escribía y pronunciaba.

Lecker

Lecker se adaptó muy bien a su vida en Barcelona

Era muy tímida al principio, sus hermanos no la dejaban comer mucho, entre otras cosas, pero que superó con amor y cuidado. Nació en el campo, en casa de mi padre, y vivió con Martin y conmigo en el centro de Barcelona en un piso. Dedicamos mucho tiempo a educarla nosotros mismos, la intención era de que sintiese que “casa” era un lugar donde relajarse, y que los paseos eran para descubrir mundo y relacionarse con niños, adultos y otros animales. Pronto empezamos a viajar, hicimos primero pequeñas excursiones con tienda de campaña y al poco tiempo Lecker ya se estaba acostumbrando a las largas rutas en coche. Gracias a entender ordenes o directrices básicas ella siempre volvía.

Luego volvimos a Ibiza donde, después de conocer las reglas de la ciudad, aprendió a entender las normas del campo. Cuando hacíamos viajes muy cortos la dejábamos con la familia o amigos, si eso no era posible nos la llevábamos. Más tarde nos fuimos a vivir a Escocia y nos planificamos muy bien para que ella viniese a vivir con nosotros, jamás dudamos de traerla con nosotros.

También se adaptó rápidamente a Ibiza

Esto lo cuento porque es posible, nosotros lo hemos hecho posible y seguiré luchando para que así sea. Hay un balance entre cuando sé que es mejor que se quede o que venga con nosotros, pero por lo general ella nos acompaña. Me quedó claro la capacidad de adaptarse de los animales el día que mi gata, que falleció hace ya tiempo, hubo que amputarle la pierna: salió de la operación moviéndose como si jamás hubiese tenido esa pata, con naturalidad y sin echarla de menos. Aprendí entonces la gran capacidad de resiliencia que tienen los animales.

Cuando dejo a Lecker con familia sé que en el fondo me percibe a su alrededor, sabe que voy a volver, y con amigos, aunque menos, también se siente más cómoda. Cuando volvemos está inmensamente feliz, nos echa de menos. Agradezco mucho siempre a las personas que se quedan con Lecker, porque para mí es un voto de confianza muy grande, pero a la vez Lecker disfruta mucho con otras personas y aprende a ser más sociable y ser más tolerante en otros ámbitos.

Viajes en que SÍ nos acompaña

Como ya habréis adivinado la hemos educado para que sepa viajar desde muy pequeña, llegó a nuestras vidas con cuatro meses y no hemos parado desde entonces. Puede que el mejor ejemplo que os podamos dar es cuando nos fuimos a vivir a Escocia. Fuimos en coche desde Ibiza, cruzamos los Pirineos navarros, subimos la costa atlántica de Francia, más tarde cruzamos Inglaterra y llegamos hasta Edimburgo donde vivimos seis meses ¿Cómo lo hicimos? Aquí os dejamos algunas imágenes del viaje…

Tiendas de campaña o camping


Nos quedamos a dormir en algún camping y la verdad es que es bastante sencillo, lo que más nos cuesta es que Lecker preste atención a saber dónde estamos en todo momento. Es algo que se practica, la clave es: tener un grito de encuentro que para ella es “aquí” o su nombre. Con la edad es más tranquila y ella misma entiende la importancia de saber donde estamos en todo momento.

Básicos de viaje:

  • Siempre tenemos una bolsa con su comedero y bebedero
  • Su comida y alguna chuchería
  • Correas y bolsita para heces.
  • Cuando fuimos a Escocia y por el frío añadimos un abrigo
  • Normalmente tiene tres collares: uno bonito de paseo, uno deportivo (no se mancha, es cómodo para moverse y resistente) y el nocturno (uno que tiene luz que se carga con USB y va muy bien para cuando estamos en la naturaleza o hacemos fiestas por la noche. Os aseguro que se ha salvado de algún atropello)
  • Placas: cada collar tiene su respectiva placa y en ellas está escrito: su nombre y por detrás mi número de teléfono y el de Martin con el prefijo de España (+34). Importante si la encuentra alguien de otro país o estamos nosotros fuera de España.
Esta fue la primera vez que fuimos de excursión con ella, se sintió tan libre que tuve por seguro que sería una maravillosa compañera de aventuras.

Hoteles y hostales que admiten mascotas


Encontrar hoteles, hostales o albergues que admitan perros es muy fácil con aplicaciones como Booking. En filtros tienen una casilla para encontrar lugares que “admiten mascotas”. No hemos tenido problemas, y si el perro está bien educado podéis estar tranquilos, si no es así nunca es tarde para empezar. Nosotros hemos dejado a Lecker en el hotel un par de horas y no ha ocurrido nada malo.

Transporte

Avión
No lo hemos hecho nunca, pero uno de los motivos por los cuales nos interesamos en ella fue su tamaño, 8 kg máximo el peso máximo para viajar en cabina de avión. Tengo la esperanza de que mejoren los aviones para que perros más grandes puedan viajar seguros y con más comodidad. Estoy segura de que Lecker algún día viajará en avión y entonces os contaré la experiencia.

Barco
Hemos viajado mucho en barco con ella: trayectos cortos donde tiene que estar en una jaula en el exterior (en ese caso nos hemos asegurado de dejarla cómoda y con todo lo necesario para que esté bien) y trayectos largos, cruceros de dos días (en ese caso Lecker estaba en nuestro camarote y aprendió a hacer pis en la cubierta que luego fregábamos). Por lo tanto es posible.

Coche
El cinturón de seguridad es lo primero, lo compramos en Amazon y ha sido muy útil. Lecker tiene en nuestro coche una parte de los asientos de atrás con una tela por si va sucia, y su cama si el viaje es muy largo. Paramos cada dos o tres horas, ella puede hacer sus necesidades y beber un poco de agua, también pasear cinco minutos. Por lo general ha aprendido a relajarse cuando está en el coche y duerme la mayor parte del tiempo o mira por la ventana mientras escucha la música.

En Dover después de muchas horas en coche paseamos un largo rato por los famosos “White cliffs”.

Viajes donde NO nos acompaña

Cuidado de un familiar


La primera opción es siempre la familia, primero porque saben lo importante que es Lecker en nuestra vida y lo segundo porque ella les conoce más y pasa tiempo con ellos, eso la tranquiliza y la hace sentir en casa. Normalmente me comentan qué tal está, me mandan alguna foto, etc.

Cuidado de amigos


También la he dejado con amigos y me miro muy bien con quién porque no todo el mundo sabe lo que es tener “mascota”. Sheryl es una amante de los perros como yo y es una de mis mejores amigas. Tiene a la adorable Kiba, una perrita un año mayor que Lecker con la que se ha quedado con ella un par de veces y, lo cierto, es que no dudaría nada en volver a dejársela.

Cuidado de alguien extraño


Nunca me he visto en situación pero si he sido la que ha cuidado de perros de una persona con la que no tenía relación. ¿Por qué? Pues porque le podía ofrecer a estos perros un hogar donde podían convivir con nosotros, campo donde caminar y disfrutar y la compañía de otro animal: Lecker. Bajo estas condiciones y si la persona me transmite confianza me lo plantearía.

Hotel


Es la última opción de mi lista, pero la utilizaría antes que el abandono. Tener una mascota no me parece caro, dependerá de las necesidades de cada animal. Pero como el abandono no me parece una opción si yo me puedo ir de viaje, Lecker merece al menos un techo y el compromiso de que voy a volver.

Viajes de larga estancias:

Protocolos: veterinarios, papeleo…


Irse con Lecker a otro país fue una decisión muy natural. En Barcelona conocí a un hombre que había ido por todo el mundo con su perro, desde Nueva York a Shanghái. Entonces me dije que si él puede yo también, pero ¿Qué es necesario?

Organización: si eres de España necesitas previsión; Unión Europea tres meses antes, fuera de la Unión Europea ocho meses. Hay muchas páginas que te dan la información de lo que necesita la mascota para viajar, solo hay que seguir los pasos y planificarse. Contar que si sales de Europa hay periodos de cuarentena (que es como si se fuese de hotel y varía según el país), papeles que hay que entregar (pasaporte del animal y otros) y cuotas que pagar, sin olvidarnos de alguna posible vacuna extra.

Para entrar a Reino Unido (aún en la UE) hablamos con nuestro veterinario que su puso al día en cuanto a requisitos. Le dimos a Lecker las vacunas normales de España y tres días antes de cruzar la frontera con Reino Unido paramos en un pueblo de Francia a darle el desparasitaje y que él firmase constando que Lecker era apta para viajar, es decir que estaba bien.

Mi reflexión

Para nuestros compañeros de vida, mascotas no es un término que me apasione, somos su familia. Nos esperan a lo largo del día, nos buscan, comen y duermen con nosotros y nos echan de menos si no estamos. Se alegran de vernos como nadie y cuando tienen miedo nos buscan y nos protegen, por ello merecen ser tratados como familia y abandonarlos no es una opción. Este artículo no trata de hacer sentir mal a alguien que se lo haya planteado, a veces todos tenemos pensamientos egoístas, pero estas palabras son el recordatorio de qué significas para ese precioso ser que tienes en tu vida.

O si por el contrario estabas agobiado/a con tus vacaciones, aquí tienes una pequeña guía sobre qué hacer y cómo proceder. Los animales son muy resilientes y creo firmemente que allí donde este su familia, ellos estarán bien. Con paciencia y educación podréis viajar con ellos, nunca es tarde para aprender juntos.

Stay wild, be kind

Laia

Nuestra primera foto juntos

4 comentarios sobre “Viajar con animales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .