¿Por qué soy vegana?

¿Qué es el veganismo?

Actitud consistente en rechazar alimentos o artículos de consumo de origen animal.

Rae

Mi historia

No soy distinta a casi nadie en este aspecto. Me críe en una familia española -que ama la comida tradicional española-, además mi padre abrió un restaurante en su momento y son muchas las horas que pasé aprendiendo y cocinando con él. Para mí la comida tiene una relación emocional con mi forma de vivir, en España comer con la familia es un momento de unión que crea recuerdos preciosos en la mente del niño y que perdurarán en la del adulto. Pero algo pasó y a raíz de todo lo que os voy a explicar ahora se despertó en mí lo que creo que es el adjetivo que mejor define a mi generación, la consciencia.

La belleza de nuestras raíces más antiguas

Cuando me fui a vivir sola a Barcelona durante mi época de estudiante un nuevo mundo se abrió ante mí, el de la supervivencia. Intentaba gastar la menor cantidad de dinero en todo, incluida la comida. Pasé mucho tiempo intentando crear mis hábitos de alimentación, además pasé por una etapa muy dura emocionalmente. Y como a muchas personas les pasará, la comida es una de las cosas a las que se recurren para sentirse bien. Este cóctel de situaciones provocó que engordase y dejase de sentirme saludable. Lo cierto es que yo misma me hice eso, pero estaba aprendiendo, como ya he dicho, a sobrevivir a esta nueva vivida. 

Después la vida me reunió con unas amigas que me llevaron a comer al restaurante Flax&Kale en la ciudad Condal. Allí mismo, y sin la voz patrocinada de mi familia recordándome lo importante que es la verdura, descubrí que era el flexitarianismo, pues era la filosofía del restaurante. 

El flexitarianismo consiste en ser un vegetariano flexible, que sigue una dieta rica en vegetales pero en ocasiones sigue consumiendo carne

La Vanguardia
Flax & Kale

Y así empezó mi nueva relación con la comida, como mujer del siglo XXI somos muchas las que sabemos lo duro que es crecer y creerse los estándares de la sociedad que te dicen cómo ser, incluso estamos hartas de saber esto y que esta imposición siga en nuestra cabeza. Pero os lo tenía que decir, yo también entiendo lo que esta sociedad le ha hecho al hombre y a la mujer en estándares de belleza.

La deliciosa comida del Flax&Kale

Así que desde ese día cuando cortaba el pollo sentía un asco que antes estaba camuflado, y dejé de comer carne. El pescado me miraba con sus ojos vidriosos y ya no quería tocarlo, me daba pena. Este proceso duró unos dos años, recuerdo que todo el mundo a mi alrededor se reía de mi término “flexitariana” cuando trataba de explicar por qué no comía ciertas cosas. Y en parte lo entendía, poner etiquetas es algo tan típico del humano, incluso dañino, pero a la vez hay que reconocer que todos necesitamos pertenecer a algo. En mi caso, yo estaba empezando una nueva relación con la comida.

Luego llegó mi Erasmus a Países Bajos, viví allí durante seis meses en lo que yo llamo mi época de empoderamiento. Vivía sola con dos compañeros neerlandeses, pero todo era nuevo, no había nadie de mi ámbito normal y eso significo un gran empoderamiento de mi misma como mujer y como superviviente extranjera. Llegué ahí ya con la determinación de ser vegetariana pues había visto ya demasiados videos en redes sociales sobre animales maltratados y me enganché al Gouda como quien lo hace del azúcar, incondicionalmente. He de comentar que desde los tres años de edad yo no consumo lácteos, los aborrecí y aunque mi familia intentaban que los tomase jamás sucumbí. A día de hoy soy muy feliz de ello y he demostrado tener una densidad ósea maravillosa.

Cuando volví a Barcelona de mi Erasmus volví como vegetariana o como llamarían muchos (Ovolacteovegetariana). Pero esto duró poco, me esperaba una transformación importante que cambiaría muchos aspectos de mi vida. Una tarde que estaba tumbada en la cama después de la universidad me aburría y de repente vi un video que me llamó mucho la atención El mejor discurso de Gary Yourofsky”. Así que convencí a Martin – que tenía el mismo tipo de dieta que yo- de verlo juntos, después de muchas explicaciones muy elocuentes y duras, recuerdo el glorioso momento que dijo “y esta parte va para los que no conciben una vida sin queso” parece que miraba a la cámara y me miraba directamente a mí.

El vídeo que me hizo vegana.

Cuando el video acabó Martin y yo nos miramos y él dijo “Bueno parece ser que ahora vamos a ser veganos”. Después nos vestimos inmediatamente y nos fuimos a comprar, la primera compra vegana de nuestra vida que duró la friolera de dos horas. Aprendimos que hay una cantidad ridículamente grande de productos que llevan leche o proteína de leche que podrían no llevarla. 

Esa noche antes de irnos a dormir vimos el documental de Netflix Cowspiracy, ya que ahora queríamos saber más y queríamos estar bien informados. Este film explica los efectos que tiene no ser vegano para el medio ambiente, os suena seguro los desastres naturales que estamos viviendo y lo terrible de cómo nuestro hábitat se esta destrozando.

Trailer Cowspiracy

Aquí os dejo el link del documental completo en Youtube para los que no tengáis Netflix. Esta en español. https://www.youtube.com/watch?v=WWP2qW6oMGo

A la mañana siguiente nos fuimos a Madrid a ver a unos amigos, aparecimos con la frase “ahora somos veganos” y juntos nos fuimos al supermercado a mirar etiquetas. Os prometo que con el tiempo -un mes más o menos- ya no necesitas pasar mucho tiempo en el supermercado. Ya sabes que productos quieres y puedes consumir. Además vivimos en un momento de la historia que encontrar opciones veganas no es imposible incluso me atrevería a decir asequible. 

Durante ese fin de semana vimos otros documentales y con el tiempo nos fuimos informando, siguiendo a veganos en redes sociales, leyendo libros del tema, artículos y otra vez reestructurando nuestra relación con la comida. 

La siguiente fase que descubrimos fue el documental What the health que explica por qué ser vegano es una opción mucho mejor para el cuerpo que la dieta omnívora. En este punto voy a contestar a dos preguntas básicas que a veces me hacen. 

Trailer What the Health

Aquí os dejo el documental completo para los que no tengáis Netflix. Está en español. https://www.youtube.com/watch?v=4FV3ieIwsrM

¿Si estuvieses en una isla desierta y te estuvieses muriendo de hambre y hubiese un pollo contigo qué harías? Pues por muy feo que me parezca esta pregunta creo que aunque intentaría por todos los medios sobrevivir de otra manera, si no me quedase otro remedio obviamente intentaría sobrevivir yo. Creo que no hace falta más explicación. 

La segunda es ¿Y las tribus que están aisladas y siempre han comido carne? Bien, esta pregunta es complicada porque desconozco la situación real de cada tribu. Creo que yo no soy quien para juzgar dicha situación, pero puedo hacer esta reflexión. Si tengo un supermercado, un huerto o naturaleza comestible a mi mano, yo creo que intentaré sobrevivir a base de plantas. No porque me creo mejor que nadie, simplemente porque quiero evitar maltratar animales, crear terror en sus vidas y finalmente matarlos.

Finalmente, y en relación a este último punto, decidí ver documentales de cómo afectaban mis apetencias animales a estos mismos, lo hice con dos documentales Earthlings y Dominion, recomiendo este último porque es más nuevo y está muy bien explicado. El primero me resulto terriblemente duro.

Trailer Dominion

Aquí os dejo el documental entero en inglés pero subtitulado en español. https://www.youtube.com/watch?v=SdNRhpg8L_E&has_verified=1

Hay muchos otros documentales que os invito a investigar pero para mi estos son los mejores explicados y con una calidad de imagen y gráficos muy buena.

Desde entonces me identifique como vegana, pasé muchas semanas enfadada con la humanidad, con todo lo que había sido impuesto en mi crecimiento como humana -lo que yo consideraba normal-, y también la sensación de necesidad que crecí constante en mi interior ¿Cómo podía compensar todo lo que había provocado a lo largo de los años? ¿Cómo podía salvar a más animales? Hablando con las personas.

Al principio el enfado habla por ti, no es que los demás te parezcan malas personas, pero quieres transmitir esa sensación de necesidad de salvar el mundo y dejar de asesinar animales. Dicen que hay tres estadios cuando les dices a tus allegados que te has pasado al veganismo:

  1. Burla. Las bromas siempre van a estar ahí, pero al principio nadie te toma en serio, o se lo imaginan como una dieta de moda que vas a abandonar. La humildad y el tiempo hablarán por ti. 
  2. Enfado. Se sentirán juzgados, asegúrate de que no lo estás haciendo, porque son pocos los que han nacido veganos, la mayoría también hemos formado parte de esta alimentación omnívora. Y si realmente sabes que no los estás juzgando simplemente no te lo tomes personal, a veces reflejamos en los demás lo que nosotros creemos que está mal en nosotros mismos.
  3. Aceptación. Ya se han dado cuenta de que no vas a cambiar -al menos a corto plazo- ven que estás sobreviviendo y que eres feliz. Les muestras cosas interesantes y aprendéis juntos, se motivarán a cocinar contigo o a sorprenderte con pequeños pasos conscientes en su vida. Esta es la parte bonita, disfrutadla.

Es difícil cambiar mentalidades, de hecho yo estoy segura que una persona no se va a hacer vegana por imposición. El veganismo es un camino al que cada uno tiene que llegar, como el amor propio. No es una ley que haya que seguir, es un camino que a día de hoy puedes elegir. Puedes decidir alimentarte a base de plantas y no tener deficiencias, puedes elegir no herir animales y mejorar y dar esperanza a la Tierra.

Llegué a un punto en que el activismo asomó por mi puerta, amigos veganos que querían que participase en manifestaciones, cubos de la verdad, etc. No he descartado este tipo de activismo pero mi modo de vida no ha permitido participar en ellos. Me frustré mucho por no reivindicarme y salvar el mundo, pero un día me di cuenta de que lo que compartí sobre este modo de vida en redes sociales llegaba a la gente. Me preguntaban cosas y eso también era una manera de activismo. Con esto quiero decir que te tomes tu tiempo para encontrar el activista que llevas dentro y lo hagas a tu manera, el simple hecho de hacerte vegano ya te hace activista.

Y aquí estoy explicando mi vida en prosa, esta es la historia que he contado millones de veces a voz y hoy la escribo para quien quiera empatizar, sentirse comprendido o empoderada para ser el/la vegano/a que desees. Con el tiempo me he dado cuenta que el veganismo es solo una etiqueta, pero que resuena con una voz muy fuerte, por eso me distingo como una, para reivindicar. Pero en realidad me considero más una persona consciente que vegana, puesto que cada día evoluciono y me preocupo por más temas trascendentales como el residuo cero, el feminismo, igualdad de derechos, etc. 

Tres años después y análisis hechos con maravillosos resultados puedo decir que el veganismo hasta le fecha de hoy -voy a ser muy políticamante correcta- ha sido una buena elección en mi vida. Te invito a documentarte, ir al nutricionista si así lo crees y experimientar con una vida saludable. Pero hoy te explico como un cuento la historia del día que empecé a hacer del mundo un lugar mejor, y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado.

Y finalmente si decides probar el veganismo solo quiero decirte. Gracias.

con amor laia
Foto: Araceli Navarro

Aquí os dejo un pequeño esquema que hice hace tiempo, igual os ayuda con este caos de nombres. Pero recordad lo importante no son las etiquetas, son los actos.

4 comentarios sobre “¿Por qué soy vegana?

  1. Wow es la primera vez que leo sobre ese término, siempre es bueno aprender, yo soy vegetariana, y bueno tampoco consumo lácteos, y si es cierto aveces las personas te cuestionan o no entienden el por qué de la decisión, en mi caso fue por cuestión de salud y después decidí conservar ese modo de vida, y si aveces es muy difícil encontrar productos veganos pero creo que poco a poco se van teniendo mas opciones

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola Lia, me alegra mucho haber presentado un término nuevo, esto es lo que me parece bonito de las redes sociales: compartir. Más aún me parece impresionante cómo desarrollaste tu manera de comer de una manera tan natural y poco ligada a las etiquetas. Créeme cuando te digo que esta manera de pensar se va a extender más y que cada vez será más fácil. Espero en un futuro próximo poder seguir escribiendo cosas que te ayuden o inspiren. Muchas gracias por compartir tu experiencia.

    Le gusta a 1 persona

Responder a laiawanderlust Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .