Islandia

Roadtrip en 7 días

Skaftafell

Las mariposas de mí estomago no murieron ni con el frío islandés.

Hace muchos años que un gusanillo rondaba por mi estómago pidiendo una aventura única, fría, aislada, salvaje y atrevida. Cuando subí en el avión estaba muy nerviosa y emocionada pues hacía muchos años que quería ir a Islandia y acercarme al Polo Norte, como si pudiese llegar a la gran placa de hielo. Cuando empezamos a perdernos entre nubes densas mi corazón palpitaba lento y con intensidad, me sentía alerta y ansiosa por aventura. Y de hecho viví así toda la aventura y el gusanillo paró de repente de moverse en ese movimiento tan visceral. Sentía la sensación de estar exponiendo mi piel a la vida salvaje y eso fue una adrenalina increíble y adictiva. Y de repente hubo un momento que más adelante explicaré en la que la metamorfosis del gusanillo fue completa, las alas de una mariposa que adivino era muy libre acariciaba las paredes de mis entrañas, diciéndome que era libre para explorar el mundo. Y así fue como mi nombre con apellidos tradicionales transformó estos últimos en uno solo, un nombre que me abría las puertas a experimentar y a canalizar mi energía. Allí nació Laia Wanderlust, mi nombre se queda conmigo como la piel y mis huesos, pero mi apellido en esta etapa de mi vida no podía ser otro que Wanderlust, pues explica la necesidad imperiosa de viajar y explorar. Esa soy yo ahora, una exploradora de las Ilíadas.

¿Cuándo ir?

Yo diría que nosotros fuimos en una de las mejores épocas, mitades de marzo, aún se pueden ver auroras boreales, hace frío pero no mueres en el intento, hay bastantes horas de luz, ves paisajes nevados pero también ves el suelo de otros colores y puedes usar toda la carretera principal.

¿Por qué?

Pues porque si quieres ver las auroras boreales tienes que ir en la temporada alta desde finales de agosto a mediados de abril, los puntos fuertes son durante los equinoccios (septiembre y marzo). Durante nuestra estancia no conseguí ver ninguna aurora boreal, y es uno de los sueños de mi vida.

Las horas de luz son importantes, por la seguridad al volante, por la belleza del sol iluminando las montañas, las cascadas y los campos nevados. Las horas de luz son maravillosas sobretodo por las fotografías y las excursiones. Pero supongo que para un retiro la oscuridad no debe estar mal si te hospedas en un spa o cabaña en algún punto perdido del norte.

Me parece perfecto esta temporada porque hay contraste de colores, sigue habiendo nieve por todo pero puedes ver también suelos ocres y playas negras. Supongo que si vas en verano ese contraste no incluirá tanto blanco. Pero la temperatura será más agradable en verano y tendrás otro tipo de actividades disponibles.

Advertencias

  1. Islandia es cara, no os voy a engañar, una semana allí actuando como una mochilera me costó más que un viaje de mochilera durante doce días por el centro de Europa.
  2. Si alquilas un coche te aconsejo que vayas con mucho cuidado y que alquiles un seguro a todo riesgo. Dormir. Antiguamente podías dormir en cualquier sitio, ahora ya está regulado y tienes que pasar la noche en campings. Una de las razones por las cuales lo veo lógico es que hay que ser conscientes que podríamos aparcar en lugares peligrosos y despertarnos en una avalancha. Y a su vez, vive gente por todos los lugares, es decir las tierras pertenecen a personas, por lo tanto eso se debería respetar. Nosotros pedimos permiso alguna vez a los dueños para dormir en su terreno.
  3. Con los coches normales solo puedes ir por la carretera central N1, solo los 4×4 indicados pueden ir por las carreteras del centro (muchas veces cruzan ríos).
  4. Resiliencia, a veces cuándo hay tormentas cierran carreteras, entonces hay que respirar y tranquilizarse, entender que no puedes hacer nada y disfrutar del tiempo de descanso. Además de ir informándose en la web http://www.road.is/travel-info/road-conditions-and-weather/
  5. Mar y sus olas. Cuando una se hace fotos cerca de las olas hay que mirar más hacía atrás que adelante, pues una de sus olas te puede arrastrar fácilmente hacia dentro. Y el rescate -si tienes suerte- será muy desagradable.
  6. El tiempo cambia literalmente cada 5/10 min puede nevar como si se acabase el mundo, granizar, llover, incluso que el viento feroz te dificulte caminar o el sol te deslumbre. Ante todo paciencia.
  7. Ropa calentita, importante y capas como una cebolla, así cada cinco minutos dependiendo del tiempo te puedes acomodar sin que todo resulte en una gripe.
  8. The Blue Lagoon, las entradas se agotan, así que reservadlas con antelación. Si te metes en las aguas calientes que la naturaleza ofrece te doy dos consejos: entra sin joyas para que no se estropeen y si puede ser sin que el pelo se te moje, porque hay mucho azufre. Por otro lado el agua de los grifos y naturaleza es potable y maravillosa, no te olvides tu cantimplora.
  9. Si vas en coche, reposta en todas las estaciones que encuentres, no hay una en cada esquina, así que si no quieres quedarte tirado en medio de la nada, cada vez que veas una rellena.
  10. No te hagas la valiente si no lo ves 100% claro, hay muchos casos de gente que muere o sufre accidentes graves por aventurarse demasiado sin conocimiento. Así que si algo no está regulado y no vas con alguien que sepa igual no es buena idea.

Itinerario

Día 1: Llegada a Reykjavik

Nuestro vuelo fue desde Edimburgo con Easyjet hasta el aeropuerto de Keflavik, no hubo ni una turbulencia, pero si nos adentramos en unas densas nubes que se tragaron el avión. Para mí fue como cuando Lucy entra en el armario y sale en el paisaje nevado de Narnia, la sensación fue diferente, la esencia del lugar estaba impregnada de otro sentimiento, más recogimiento o paz.

El Shuttle bus, aunque no es muy barato, es lo más económico. Lo compramos en la taquilla directamente desde el aeropuerto y nos dejó en el centro de la ciudad. Tardamos unos cuarenta y cinco minutos en llegar al centro y nos fuimos directos a nuestro albergue http://www.hlemmursquare.is nosotros lo reservamos a través de Booking. Nos fuimos directamente a dormir y nos despertamos pronto para aprovechar la mañana recorriendo la ciudad.

Día 2: Reykjavik

Nos despertamos, desayunamos en la preciosa cafetería del albergue y nos fuimos directos a explorar la ciudad. La primera parada fue el Tales from Iceland, es un museo muy acogedor, un lugar lleno de proyecciones que te hacen entender mejor la cultura moderna de los islandeses. Además son tan hospitalarios que te invitan a una bebida caliente y a pastas. https://www.tales.is

Después dimos un paseo por el centro mientras nos dirigimos a la siguiente atracción, The Saga Museum. Fue sin duda mi favorito, te explican a través de muñecos de cera y decoración – como si hicieses un viaje en el tiempo- cómo se pobló Islandia por los vikingos y su evolución en general. Al final del tour puedes vestirte de la época y hacerte fotos. https://www.sagamuseum.is

Corrimos hacía nuestra siguiente parada, el free tour. Yo siempre digo que al llegar a una ciudad nueva me parece importante descubrir la ciudad con conciencia y para ello los free tours son una maravillosa manera de hacerlo. Pues pagas la cantidad que consideras justas al guía, eso les hace a ellos motivarse para hacerlo muy entretenido y nosotros aprendemos a poner precio a la cultura según nuestras posibilidades. Puedes elegir entre muchos tipos, en nuestro caso siempre empezamos por el básico con historia https://citywalk.is.

Nos perdimos por las calles intentando encontrar algún lugar con opciones veganas, pero como acabamos el tour bastante tarde y estábamos muy cansados de andar, nos paramos en el primer bar donde vendiesen patatas fritas y llenamos nuestra barriga rápido, listo ya para la siguiente fase.

Volvimos al aeropuerto de Keflavik con el autobús y allí nos vinieron a recoger la empresa con la que alquilábamos el coche (que no recoge a sus clientes en la capital). Una furgoneta que era suficiente para dos sería nuestra casa móvil para cinco noches. Nosotros alquilamos un seguro todo incluido y la verdad es que menos mal porque nos pasó algo muy típico en Islandia, un trozo de grava chocó contra la luna frontal del coche y la agrietó. Gracias al seguro no tuvimos que pagar nada extra.

La siguiente parada fue el supermercado pues éramos conscientes de que no sabíamos cuándo sería encontraríamos el próximo. Los más baratos son Bonus y Kronan y están muy bien servidos.

Hallgrímskirkja

Día 3: Golden Circle 1.0

Nos despertamos muy pronto. Hacia las siete y media ya estábamos en el pie de la montaña que íbamos a subir: Reykjadalur Hot Spring. El camino estaba poco marcado pero los primeros exploradores marcaron el camino y fueron sus huellas las que me guiaron. No os voy a engañar, la subida es moderada y cualquiera que mantenga un ritmo de vida activo lo puede subir sin problemas, pero al fin y al cabo es una montaña con desnivel. Así que paciencia, desayunad bien y poco a poco. A lo largo del camino podréis observar montañas nevadas, agujeros de agua caliente (a 100ºC), el bonito humo que sale de ellos y finalmente un rio con agua caliente.

Llegamos y todo estaba tranquilo y desierto, solo una pareja descansaba en bañador dentro del agua y si lo sé es porque vi sus dos gorros de invierno en sus cabezas asomar por una de las curvas del rio. Martin y yo nos fuimos más lejos para dejarles intimidad, me puse muy seria creando algún algoritmo imaginario sobre como podía quitarme la ropa y pasar la menor cantidad de frío posible mientras entraba hasta el agua. Imposible, por muy rápido que fuese llevaba tantas capas de ropa que me congelé igual. Pero al entrar en el agua la historia cambia, el agua esta a una temperatura perfecta. Al principio me picaba la piel por el contraste de temperatura, pero después me relajé y me dejé llevar por la tranquila corriente, mi piel se sentía acariciada por las rocas del suelo. Al mirar a mi alrededor y poder sentir esa paz, ver las montañas solas a mi alrededor, el cielo de un lugar tan lejano me emocioné. He vivido pocas experiencias tan purificares como esas, me sentí más libre y salvaje que nunca, me sorprendí siendo Laia Wanderlust. Pues me encontré en un río perdido en Islandia y entendí que para despertar más partes de mi interior tenía que recorrer el mundo y así activar cada poro de mi alma.

Cuando empezó a llegar mucha gente nos cambiamos el bañador por la ropa calentita y nos fuimos al siguiente destino a media hora en coche: Kerid Crater. El precio es barato y si no has visto nunca un cráter vale la pena, como fue mi caso, pero es una experiencia que por colores es mejor verlo en verano.

Nuestra siguiente parada a 40 min en coche fue fuente termal Hrunalaug, hay una pequeña caseta de madera donde poder hacer una donación y cambiarse. Tiene dos piscinas y la experiencia es preciosa, hay una ley no hablada en Islandia, si vas a una fuente termal o lugar de espacio reducido, como buen humano dejas intimidad a esas personas dando una vuelta por los alrededores, la gente suele tener consciencia y al cabo del rato te dejarán el espacio libre. Los detalles del lugar son increíbles, porque puedes ver runas vikingas en el tejado de la caseta, las runas son el alfabeto que ellos usaban. Al acabar de darnos un baño muy relajante intentamos cocinarnos una pasta – que acabó siendo muy al dente).

La última parada del día fue la cascada de Seljalandsfoss a una hora aproximadamente en coche, intentamos llegar para el atardecer y pudimos captar algo de esa luz dorada tan famosa, pero llegamos un poco tarde. El párquing es grande, y el paseo hasta la cascada son cinco minutos, puedes verla por todos los lados, simplemente cuidado con no resbalar.

Día 4: Golden Circle 2.0

Pronto por la mañana fuimos a Reynisfjara Beach había muchísima gente y conseguir hacer alguna foto era bastante difícil pero de repente todo el mundo se fue, yo estaba tan absorta con la cámara que no me dí cuenta que tiempo había cambiado y las olas se habían vuelto muy salvajes. Eso es una de las grandes advertencias de Islandia, las olas pueden sorprenderte y si te alcanzan llevarte hacía abajo, muy peligroso. La playa es preciosa, el contraste del agua grisácea, la arena negra brillante por el agua en contraste con la nieve y las rocas geométricas son un espectáculo de la naturaleza.

A esta parte del viaje nos quedaba poco dinero pero queríamos ver uno de los glaciares más importantes Skaftafell a dos horas de coche, una excursión acompañada es bastante cara pero nosotros dimos un paseo por los alrededores y pudimos tener una visión bastante bonita del glaciar. No os aventuréis entre placas de hielo solos porque es muy peligroso.

Jökulsárlón, a una hora en coche es el fin de un glaciar que desemboca en un muy profundo lago, icebergs flotan pacíficamente en él y se reflejan en sus tranquilas aguas, simplemente precioso.

Diamond Beach a diez minutos andando, este lago desemboca en el océano por un canal, los trozos de hielo flotan por él hasta el mismo océano y a veces los trozos se quedan en la orilla. Con el reflejo del sol los trozos de hielo parecen joyas que contrastan sobre una manta de terciopelo de arena negra.

Y hasta aquí el Golden Circle, muy abundante en turistas, nuestra última parada del día ya se salía de esta ruta. Nuestra aventura de verdad empezaba en ese instante y las Vestrahorn Mountains fueron mi parada favorita de toda Islandia. Una hora en coche más al este llegamos a una casita de madera, allí pagas la entrada para llegar más allá hasta tener la perspectiva deseada de las montañas. Puedes entrar en coche o andando, nosotros escogimos la primera opción y llegamos hasta las dunas de arena negra, donde Martin jugó un rato. Caminamos hasta estar justo enfrente de las montañas, el cuadro que podéis esperar son las montañas erguidas con orgullo al final, la playa a la derecha baña la arena negra y entrado el anochecer la arena mojada crea un espejo que regala un cuadro simétrico natural gigante.

Processed with VSCO with f2 preset

Después volvimos a aparcar en la pequeña cafetería de madera y caminamos quince minutos hasta el set de rodaje de una película que nunca se grabó. Es un pequeño poblado que representa un pueblo vikingo, es falso pero está muy bien hecho y no pude evitar montarme mi película.

Día 5: La gran tormenta

Nos despertamos otra mañana sin haber visto ninguna aurora boreal, hicimos café y conducimos tres horas y media hasta Egilsstadir. Allí paramos a reposar en una gasolinera con restaurante estilo años cincuenta y, muy amablemente nos informaron de que acababan de cerrar todas las carreteras a nuestro alrededor porque llegaba una tormenta. Esto dejó a Martin en shock, a mí con un ataque de risa nervioso, si os pasa eso paciencia y resiliencia, de vez en cuando hay que llamar al servicio de carreteras que os informa de su estado y os pueden comunicar cuándo está previsto abrir las carreteras. http://www.road.is

En nuestro caso solo podíamos comer y mirar películas en la parte de atrás de nuestra furgoneta, aparcamos en el camping del pueblo y ahí nos quedamos esperando a la mañana siguiente.

Día 6: El norte

La carretera fue despejada por las máquinas quitanieves muy pronto, hacia las siete de la mañana ya podíamos volver a circular y el paisaje me dejó anonadada. Llega a un punto donde una gran llanura de nieve es todo lo que te rodea, alguna montaña igual de impresionante se puede ver a lo lejos pero nunca he tenido la sensación de estar en las puertas del cielo o como a mí me gustaba llamarlo Valhalla, como en esta situación. Estaba muy concentrada porque la nieve lo cubría todo pero era precioso ver esta gran manta de nieve casi sin coches y sin vida humana.

La cascada de Goðafoss está a dos horas y media en coche y es una de las demostraciones de la naturaleza islandesa sobre el agua, el hielo y la fuerza de todo ello combinado. En medio de toda esta inmensidad blanca la cascada de agua corre ferozmente entre caídas de rocas, creando incluso estalactitas de hielo en sus bordes.

Hvítserkur es la joya que encuentras después de 5 horas bordeando la costa norte de Islandia, en cierto punto del trayecto la carretera se vuelve estrecha y en este caso muy resbaladiza. Esta es mi prueba para vosotros de que no podéis despidamos ni un momento – yo lo hice, miré un segundo de más unos caballos a la derecha- el coche piso un poco el borde de la carretera y empezó a resbalar, perdí el control de la furgoneta giré el volante como una loca intentando enderezarlo mientras de fondo escuchaba los gritos de Martin pensando ya que iba a morir. Pero Freya debió ver mi decisión y valentía al intentar controlar la situación y me ayudó a aparcar como solo una diosa podría hacer, he aquí la prueba:

Laia aparcando gracias a Freya

Al final de la carretera donde el GPS os diga aparcas y bajas una montaña pequeña hasta llegar a un mirador, desde ahí puedes ver el “rinoceronte” de piedra, como si pasease por la playa de algún lugar hecho por dioses. Nos quedamos ahí pensando en si bajábamos pero he de decir que me da un respeto increíble ese océano y aunque mientras miraba Frozen II aluciné con la valentía de Elsa metiéndose en el agua yo me quedé plantada en el mirador soñando.

Día 7: The Blue Lagoon

Estábamos agotados. Conducimos una hora aproximadamente hasta llegar a Landbrotalaug Hot Pot, estaba lleno así que decidimos dormir por los alrededores y a la mañana siguiente fuimos los primeros en llegar. Recuerdo el pequeño caminito de piedras que sobresalen del agua – vas a tener que cruzar por ahí sí o sí, estaban cubiertas de nieve y la luna preciosa iluminaba junto con la luz del alba el paraíso. Bañarse allí a primera hora fue mágico, la luna, el agua caliente el olor a Islandia, estar perdidos en el mundo, pocas cosas en la vida las puedo comprar a esto.

Teníamos pensado continuar por la península del noroeste pero debido al día de retraso que llevábamos por la gran tormenta no pudimos ir.

Ya en el oeste de Islandia bajamos en coche durante una hora y media y llegamos al Hotel del Blue Lagoon, después de tantos días “solos en el mundo” la enorme aglomeración del lugar nos dejó sorprendidos. Había cientos de personas, esperando su turno para entrar, por ello os digo que reservéis con mucho tiempo. No os recomiendo meter la cabeza en el lago porque se va a resecar mucho el pelo pero por si lo hacéis poneos acondicionador en el pelo antes de entrar como mascarilla protectora. Tampoco joyas si las apreciáis, y nada más entrar podéis ir a unos de los puestos que hay en el lago donde os dan la mascarilla de cortesía.

Lo siguiente fue ir hasta la gasolinera, llenar el depósito y ordenar el caos que se crea en la parte trasera de una casa móvil por dos personas durante cinco días, el arca de Noé iba más ligera. Luego fuimos a devolver el coche y nos llevaron al aeropuerto, mi segunda advertencia es que vayáis con tiempo porque revisan muchas maletas y se lo toman con calma.

Pegué la frente en la ventana del avión a la espera de poder atisbar todas las auroras boreales que me perdí durante siete días a causa de las constantes nubes. Pero no las vi, lloré y todo uno de mis sueños frustrados pero entonces Martin me susurró las palabras mágicas “si no ves las auroras aquí seguro que el día que viajemos a Noruega las ves”. Así que ya os podéis imaginar que ya estoy planeando un nuevo viaje el cuándo será sorpresa.

Esta vez no puedo hacer crítica gastronómica ya que este viaje fue low cost y no teníamos presupuesto para restaurantes.

La guinda de la humanidad

Los campings son lugares de reunión de personas que o bien su presupuesto es ajustado, su manera de viajar es alternativa o simplemente quieren vivir la aventura de Islandia a lo más salvaje. En nuestro caso pudimos ver que las personas que se reúnen en estos lugares son muy simpáticas. Una vez me pasó que estaba en un camping por la mañana deshaciendo la tienda de campaña y hacía mucho frío, una pareja mayor estaba desayunando en una caravana al frente y se debieron de compadecer de nosotros, así que preparó dos tazas grandes de café y nos las trajo.

En Islandia la experiencia fue mucho más solitaria ya que el propio lugar es así, pero en los campings es cuando volvías a reunirte con la sociedad. Cuando hacía tanto frío que cerraron las carreteras y Martin y yo nos fuimos al camping sentimos esa humanidad como una red de soporte y seguridad. El hecho de saber que alguien dormía a ambos lados de nuestro coche nos dio un poco de seguridad, y eso nos hizo sentir más fuertes. No hablamos con nadie en este caso, pero era un acuerdo entre todos, un contrato silencioso en el que todo el mundo primero cuida de si mismo pero si puedo también te cuidaré a ti.

Islandia es salvaje no hay que equivocarse con la idea de que está ya preparado para el turismo, en cierto modo así es, pero no deja de ser una zona gobernada por la naturaleza donde el humano como siempre, intenta hacerse hueco. Esto lo hace atractivo y bello siempre y cuando una este con el ojo abierto a nuevas posibilidades y maneras. Ha sido una experiencia que me ha hecho ver los paisajes nevados como únicos cada uno, y me ha encendido las ganas de visitar otros nuevos.

4 comentarios sobre “Islandia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .