Viajar con animales

Viajar es prácticamente lo que hago, lo hago físicamente y también lo hago soñando mientras duermo. Pero he de confesar que también sueño despierta y mucho: soy de las que aunque defiendo vivir el presente no puedo evitar soñar con lugares increíbles y las cosas que quiero hacer en ellos.

Si escribo este artículo ahora es porque hay muchas personas que tienen planeado irse de vacaciones, y eso es una noticia buenísima porque pasar tiempo descansando, explorando, con la familia o solo/a son grandes momentos. Pero hay un tema que me empieza a preocupar: de los creadores de para navidad regalo un cachorro, viene… me voy de vacaciones y no sé que hacer con él. Y de esto voy a hablar hoy, pero no vengo a juzgar, sino que vengo a reflexionar contigo sobre el término familia y sus valores.

Recién llegada a nuestra vida

Hace casi cuatro años tomé una decisión, traer a mi vida un perrito; pasaba por un mal momento y necesitaba amor incondicional que yo no me sabía dar. La idea de tener una mascota es la manera superficial de decir: compañero de vida o familia, porque son lo mismo dicho de otra manera. Fui a casa de mi padre y Lecker era la perrita débil de una camada de muchos perros que tenía mi padre. Él y yo diferimos de cómo tratar y concebir a los animales, pero poco a poco él aprende de mí y yo mucho de él. En fin, yo fui un fin de semana a visitarle con la idea de mirar perritos, siempre lo hacía pero nunca me atrevía a adoptar ninguno porque yo quería viajar y muchas más cosas.

Pero esa vez fue diferente, fui y una perrita pequeña y delgada asomaba tímida junto con otros perros. Mi padre abrió la puerta y Lecker salió corriendo, se asustó de los demás perros y corrió a refugiarse a mis pies, se sentó en ellos y firmó un pacto conmigo de por vida. Era la primera vez que me veía y no me enamoró su belleza, o su raza, fue su innata respuesta de refugiarse en mí, pues yo me quería refugiar en ella. Entonces lo supe, yo la podía proteger y cuidar, y lo quería hacer. Puede que ella me quisiese a mi incondicionalmente.

¿De donde viene el nombre de Lecker?


Martin y yo nos miramos y él sabía que era definitivo, tardé mil horas en decidir un nombre. Martin le quería poner Tara y a mí no me gustaba demasiado para ella, quería ponerle Lekker que fue la primera palabra que aprendí en Utrecht cuando trabajaba. Significa “delicioso” y me la enseño un niño de cuatro años mientras se comía un sándwich de crema de cacahuete que le parecía el mismo cielo. Fue la inocencia del niño que me parecía la misma que la de la perra. Paralelamente Martin hizo un Erasmus en Munster y aprendió la misma palabra solo que se escribía y pronunciaba diferente, aun así sonaba parecido: lecker. Así que acordamos que yo elegía el nombre o concepto pero que Martin elegía el origen del lugar y por lo tanto como se escribía y pronunciaba.

Lecker

Lecker se adaptó muy bien a su vida en Barcelona

Era muy tímida al principio, sus hermanos no la dejaban comer mucho, entre otras cosas, pero que superó con amor y cuidado. Nació en el campo, en casa de mi padre, y vivió con Martin y conmigo en el centro de Barcelona en un piso. Dedicamos mucho tiempo a educarla nosotros mismos, la intención era de que sintiese que “casa” era un lugar donde relajarse, y que los paseos eran para descubrir mundo y relacionarse con niños, adultos y otros animales. Pronto empezamos a viajar, hicimos primero pequeñas excursiones con tienda de campaña y al poco tiempo Lecker ya se estaba acostumbrando a las largas rutas en coche. Gracias a entender ordenes o directrices básicas ella siempre volvía.

Luego volvimos a Ibiza donde, después de conocer las reglas de la ciudad, aprendió a entender las normas del campo. Cuando hacíamos viajes muy cortos la dejábamos con la familia o amigos, si eso no era posible nos la llevábamos. Más tarde nos fuimos a vivir a Escocia y nos planificamos muy bien para que ella viniese a vivir con nosotros, jamás dudamos de traerla con nosotros.

También se adaptó rápidamente a Ibiza

Esto lo cuento porque es posible, nosotros lo hemos hecho posible y seguiré luchando para que así sea. Hay un balance entre cuando sé que es mejor que se quede o que venga con nosotros, pero por lo general ella nos acompaña. Me quedó claro la capacidad de adaptarse de los animales el día que mi gata, que falleció hace ya tiempo, hubo que amputarle la pierna: salió de la operación moviéndose como si jamás hubiese tenido esa pata, con naturalidad y sin echarla de menos. Aprendí entonces la gran capacidad de resiliencia que tienen los animales.

Cuando dejo a Lecker con familia sé que en el fondo me percibe a su alrededor, sabe que voy a volver, y con amigos, aunque menos, también se siente más cómoda. Cuando volvemos está inmensamente feliz, nos echa de menos. Agradezco mucho siempre a las personas que se quedan con Lecker, porque para mí es un voto de confianza muy grande, pero a la vez Lecker disfruta mucho con otras personas y aprende a ser más sociable y ser más tolerante en otros ámbitos.

Viajes en que SÍ nos acompaña

Como ya habréis adivinado la hemos educado para que sepa viajar desde muy pequeña, llegó a nuestras vidas con cuatro meses y no hemos parado desde entonces. Puede que el mejor ejemplo que os podamos dar es cuando nos fuimos a vivir a Escocia. Fuimos en coche desde Ibiza, cruzamos los Pirineos navarros, subimos la costa atlántica de Francia, más tarde cruzamos Inglaterra y llegamos hasta Edimburgo donde vivimos seis meses ¿Cómo lo hicimos? Aquí os dejamos algunas imágenes del viaje…

Tiendas de campaña o camping


Nos quedamos a dormir en algún camping y la verdad es que es bastante sencillo, lo que más nos cuesta es que Lecker preste atención a saber dónde estamos en todo momento. Es algo que se practica, la clave es: tener un grito de encuentro que para ella es “aquí” o su nombre. Con la edad es más tranquila y ella misma entiende la importancia de saber donde estamos en todo momento.

Básicos de viaje:

  • Siempre tenemos una bolsa con su comedero y bebedero
  • Su comida y alguna chuchería
  • Correas y bolsita para heces.
  • Cuando fuimos a Escocia y por el frío añadimos un abrigo
  • Normalmente tiene tres collares: uno bonito de paseo, uno deportivo (no se mancha, es cómodo para moverse y resistente) y el nocturno (uno que tiene luz que se carga con USB y va muy bien para cuando estamos en la naturaleza o hacemos fiestas por la noche. Os aseguro que se ha salvado de algún atropello)
  • Placas: cada collar tiene su respectiva placa y en ellas está escrito: su nombre y por detrás mi número de teléfono y el de Martin con el prefijo de España (+34). Importante si la encuentra alguien de otro país o estamos nosotros fuera de España.
Esta fue la primera vez que fuimos de excursión con ella, se sintió tan libre que tuve por seguro que sería una maravillosa compañera de aventuras.

Hoteles y hostales que admiten mascotas


Encontrar hoteles, hostales o albergues que admitan perros es muy fácil con aplicaciones como Booking. En filtros tienen una casilla para encontrar lugares que “admiten mascotas”. No hemos tenido problemas, y si el perro está bien educado podéis estar tranquilos, si no es así nunca es tarde para empezar. Nosotros hemos dejado a Lecker en el hotel un par de horas y no ha ocurrido nada malo.

Transporte

Avión
No lo hemos hecho nunca, pero uno de los motivos por los cuales nos interesamos en ella fue su tamaño, 8 kg máximo el peso máximo para viajar en cabina de avión. Tengo la esperanza de que mejoren los aviones para que perros más grandes puedan viajar seguros y con más comodidad. Estoy segura de que Lecker algún día viajará en avión y entonces os contaré la experiencia.

Barco
Hemos viajado mucho en barco con ella: trayectos cortos donde tiene que estar en una jaula en el exterior (en ese caso nos hemos asegurado de dejarla cómoda y con todo lo necesario para que esté bien) y trayectos largos, cruceros de dos días (en ese caso Lecker estaba en nuestro camarote y aprendió a hacer pis en la cubierta que luego fregábamos). Por lo tanto es posible.

Coche
El cinturón de seguridad es lo primero, lo compramos en Amazon y ha sido muy útil. Lecker tiene en nuestro coche una parte de los asientos de atrás con una tela por si va sucia, y su cama si el viaje es muy largo. Paramos cada dos o tres horas, ella puede hacer sus necesidades y beber un poco de agua, también pasear cinco minutos. Por lo general ha aprendido a relajarse cuando está en el coche y duerme la mayor parte del tiempo o mira por la ventana mientras escucha la música.

En Dover después de muchas horas en coche paseamos un largo rato por los famosos “White cliffs”.

Viajes donde NO nos acompaña

Cuidado de un familiar


La primera opción es siempre la familia, primero porque saben lo importante que es Lecker en nuestra vida y lo segundo porque ella les conoce más y pasa tiempo con ellos, eso la tranquiliza y la hace sentir en casa. Normalmente me comentan qué tal está, me mandan alguna foto, etc.

Cuidado de amigos


También la he dejado con amigos y me miro muy bien con quién porque no todo el mundo sabe lo que es tener “mascota”. Sheryl es una amante de los perros como yo y es una de mis mejores amigas. Tiene a la adorable Kiba, una perrita un año mayor que Lecker con la que se ha quedado con ella un par de veces y, lo cierto, es que no dudaría nada en volver a dejársela.

Cuidado de alguien extraño


Nunca me he visto en situación pero si he sido la que ha cuidado de perros de una persona con la que no tenía relación. ¿Por qué? Pues porque le podía ofrecer a estos perros un hogar donde podían convivir con nosotros, campo donde caminar y disfrutar y la compañía de otro animal: Lecker. Bajo estas condiciones y si la persona me transmite confianza me lo plantearía.

Hotel


Es la última opción de mi lista, pero la utilizaría antes que el abandono. Tener una mascota no me parece caro, dependerá de las necesidades de cada animal. Pero como el abandono no me parece una opción si yo me puedo ir de viaje, Lecker merece al menos un techo y el compromiso de que voy a volver.

Viajes de larga estancias:

Protocolos: veterinarios, papeleo…


Irse con Lecker a otro país fue una decisión muy natural. En Barcelona conocí a un hombre que había ido por todo el mundo con su perro, desde Nueva York a Shanghái. Entonces me dije que si él puede yo también, pero ¿Qué es necesario?

Organización: si eres de España necesitas previsión; Unión Europea tres meses antes, fuera de la Unión Europea ocho meses. Hay muchas páginas que te dan la información de lo que necesita la mascota para viajar, solo hay que seguir los pasos y planificarse. Contar que si sales de Europa hay periodos de cuarentena (que es como si se fuese de hotel y varía según el país), papeles que hay que entregar (pasaporte del animal y otros) y cuotas que pagar, sin olvidarnos de alguna posible vacuna extra.

Para entrar a Reino Unido (aún en la UE) hablamos con nuestro veterinario que su puso al día en cuanto a requisitos. Le dimos a Lecker las vacunas normales de España y tres días antes de cruzar la frontera con Reino Unido paramos en un pueblo de Francia a darle el desparasitaje y que él firmase constando que Lecker era apta para viajar, es decir que estaba bien.

Mi reflexión

Para nuestros compañeros de vida, mascotas no es un término que me apasione, somos su familia. Nos esperan a lo largo del día, nos buscan, comen y duermen con nosotros y nos echan de menos si no estamos. Se alegran de vernos como nadie y cuando tienen miedo nos buscan y nos protegen, por ello merecen ser tratados como familia y abandonarlos no es una opción. Este artículo no trata de hacer sentir mal a alguien que se lo haya planteado, a veces todos tenemos pensamientos egoístas, pero estas palabras son el recordatorio de qué significas para ese precioso ser que tienes en tu vida.

O si por el contrario estabas agobiado/a con tus vacaciones, aquí tienes una pequeña guía sobre qué hacer y cómo proceder. Los animales son muy resilientes y creo firmemente que allí donde este su familia, ellos estarán bien. Con paciencia y educación podréis viajar con ellos, nunca es tarde para aprender juntos.

Stay wild, be kind

Laia

Nuestra primera foto juntos

¿NECESITAN LOS MAESTROS MAESTROS?

Puede que no lo sepáis pero me gradué como maestra de educación primaria hará unos tres años. Recuerdo el primer día de clase en la universidad: el rector entró por la puerta y dijo la frase que cambiaría mi percepción de lo que iba a ser mi profesión. 

“Enhorabuena por haber elegido una profesión que no tiene ambición”

Esta frase me caló en el pecho y no en el buen sentido. Fue una bofetada de dos factores: el primero era que yo necesitaba ser más humilde, mi ego debía suavizarse para poder ser una buena maestra, porque el protagonismo lo deberían tener los niños. Que me doliese “la falta de ambición” en mi profesión significaba que por un lado estaba deseando tener reconocimiento o que quería escalar… ¿Hacia dónde? No lo sé. Y segundo, que la ambición en cierta manera debería estar; igual le podía cambiar el nombre a prosperidad, pero yo sabía que quería hacer algo grande con la educación, el futuro lo necesita.

Pasé mis dos primeros años de carrera absorbiendo todo tipo de información, consciente e inconscientemente. De hecho, de la segunda manera aprendí tanto que aún no me lo puedo creer. Los dos últimos años fueron de rebeldía: llega un punto en que no lo sabes todo pero conoces las bases de lo que está bien y está mal de una manera tan clara, que se crean unos juicios concluyentes. Analicé a todos los maestros que había tenido en mi vida, los que recuerdo, y pensé profundamente en sus acciones y su manera de enseñar.

Recuerdo la maestra que me hizo daño emocionalmente, la que me hacía reír, la que fue toda una inspiración, el que me enseñó a soñar despierta, la que me perdonó por copiar en un examen -ya no lo volví a hacer nunca más- y el que me valoraba y apreciaba mucho. Se nota muy rápidamente qué maestro adora su trabajo y cual está resignado a ello. Sí, lo siento, tengo muy claro que o tu trabajo te encanta o estás resignado a ello, pero no pasa nada en ese caso, todo son aprendizajes y puede que ese trabajo te haga mejor persona y profesional. 

¿Qué me pasó cuando acabé la carrera?

Bueno, lo primero es que estaba cansada de escuchar como debía ser la educación y a la vez ver como mis maestros hacían lo contrario. Segundo, que hacía las prácticas y algo no me cuadraba: no me gustaba como se enseñaba, aunque algunos proyectos eran increíbles, yo me sentía una hormiguita más ejerciendo de una manera que no me parecía la correcta. Tercero, España tiene mil cosas buenas, me siento terriblemente orgullosa de haber crecido en esta maravillosa tierra y formar parte de esta alegría de sociedad, pero es hora de que valoremos unos de los grandes pilares de la humanidad: la educación. 

Si tuviera que explicar todo lo que aprendí en la universidad sobre todo lo que está mal en nuestra educación no acabaría, o este artículo sería demasiado largo para leerlo en meses. Pero lo que más me duele es ver a personas con vocación perdiendo su identidad y sus motivaciones, sometiéndose a nuestro sistema. No quiero hablar de política, pero os daré una pista de lo que se habla entre clase y clase: las personas que toman decisiones definitivas en educación deberían venir de este ámbito y no deberían cambiar después de cada cambio de partido -véase Finlandia- ¿Sabéis cuántos genios profesionales educativos hay en nuestras aulas? ¿Sabéis todo lo que podrían aportar si se dejase florecer todo aquello que llevan dentro, su personalidad? Recordemos que la información está en todas partes pero los valores y la personalidad hacen al humano más susceptible para aprender… y eso se aprende del maestro como persona no del currículum que se obliga a enseñar.

¿Necesitan maestros los maestros?

Cuando me gradué di un discurso. Fui de esas personas que habló desde un micrófono a mis compañeros y profesores, a la rectora y a los familiares. Hablé sobre la reflexión, sobre el valor de lo que hacíamos, sobre la magia de enseñar al futuro. Simplemente quería resonar esa idea que he mencionado antes de prosperidad en esta profesión y, a la vez, calmar mi ego. Quería decirles “todo irá bien”, pero lo cierto es que no veo que la educación sea valorada ni siquiera después de una pandemia. Espero equivocarme.

Pero en realidad cuando estaba ante mis compañeros, cuando acabó el convite y aguantaba mi copa de cava junto a mis amigas y mi profesor de geología, me sumí en una tristeza muy profunda. Estaba perdida, desmotivada, asustada por el futuro. La ansiedad llamó a mi puerta bastante los últimos meses del grado y yo sabía que no se me daba bien someterme en algo que no creo. Así que estaba asustada, no quería ser maestra.

No estoy diciendo que no quiera enseñar, para nada, mi decisión de estudiar fue profundamente reflexionada durante un año antes de entrar en la universidad. Pero me di cuenta de que tenía que encontrar mi manera de enseñar, y eso lo proyecté viajando por Europa, aprendiendo diferentes metodologías con la esperanza de poder volver a España algún día y dar lo mejor de mí. Descubrí que mi pasión era internacionalizar la educación -de echo me especialicé en ello-, de la misma manera, trabajar desde el arte con profundidad y con objetivo se convirtió también en mi estrella. Perdida en el limbo que he mencionado no podía evitar pensar en si los maestros necesitan también un guía en su vida, alguien que les ayude… no creo que todos los maestros deban estar en las aulas; creo que se necesitan para desarrollar ideas, para investigar metodologías y muchos otros empleos que aún no se han creado. 

¿Qué creo yo?

Creo que definitivamente necesitamos guías en nuestra vida, no solo los maestros que parecen tener la clave de lo que necesita el futuro, todo el mundo necesita en algún punto de su vida un guía o maestro que le ayude a avanzar. El día a día está lleno de tomas de decisiones; es completamente normal que nos atasquemos en una y es muy humano pedir ayuda. El éxito creo que reside en saber cuándo pedimos ayuda y cuándo nos estamos acomodando a espaldas de otros.

Soy muy joven, pero a veces me da la sensación de que ya no se escucha como antes, y no he conocido ese antes, no sé si me explico. Pero siento que cada día es más difícil crear conexiones profundas con las personas. Para mi, cuando alguien me cuenta algo me doy cuenta de que está abriéndose y eso me parece muy valioso. Por ello intento siempre escuchar profundamente, algo que me enseñaron durante la universidad. También intento no juzgar con ligereza porque igual que yo sé que intento hacer el bien, sé que los demás también lo intentan, así que intento no desconfiar a primera vista.

En resumen, es necesario darse cuenta de que somos humanos y que es natural para nosotros apoyarnos como sociedad. Permitir que nos ayuden cuando necesitamos un empujón y escuchar atentamente a los demás para poder ayudarles cuando nos necesiten. Pero no tengo la fórmula definitiva, los excesos pueden llevarnos a la soledad o por el contrario sentirnos completamente desvalidos. Así mismo, las líneas que definen dichos límites son borrosas y las vamos a cruzar mucho; el aprendizaje de la vida. 

Y en cuanto a educación, sigo en la búsqueda de mi lugar, sonrío cada vez que me imagino educando como a mi me gusta. Agradeciendo a lo educadores que me precedieron y confiando en los que vendrán después, porque estos factores hacen de la educación algo maravilloso. Simplemente hay que encontrar el lugar al que uno pertenece.

Si eres educador es probable que no pienses como yo, y es totalmente normal y me hace feliz porque significa que somos diferentes y que por lo tanto completamos mejor la sociedad. Me hace tan feliz hablar con mi amigas que han estudiado conmigo y son felices en sus aulas… Por otro lado, si empatizas profundamente con este artículo quiero decirte que no estás solo/a. No significa que no valgas para ello, simplemente que necesitas encontrar tu lugar en tu profesión, no es nuevo escuchar que en los próximos sesenta años aparecerán trabajos nuevos. Igual tu trabajo ideal aun no se ha inventado.

Básicos veganos

Los supermercados y sus productos estrella

Sigo igual de vegana que el primer día pero… parece que no lo grito a los cuatro vientos como antes ¿Por qué? No quiero transmitir el veganismo mayoritariamente de manera negativa a través de videos horribles. Algunas veces hacen falta, pero mi mayor perspectiva es la de encarar este tema desde la positividad.

He pensado que la alimentación causa curiosidad, y que poco a poco me encantaría enseñaros como yo vivo mi vida vegana ¿Cómo? Pues con mis futuros videos de Youtube, con lo que publique de mi día a día en Instragram y también aquí en el blog. Me he dado cuenta de que a veces intento que mis entradas sean todas muy profundas y significativas, pero la vida corriente con toda la sencillez es una visión profunda; las decisiones que tomo cada día dictan qué tipo de persona soy.

Así que sin más dilaciones, hoy me gustaría compartir con vosotros mis productos veganos favoritos según el supermercado. Cabe decir que la mayoría son procesados y que en el día a día no hay que abusar de ellos, de hecho, aunque no soy nutricionista, me gustaría decir que intento que la mayoría de mi alimentación sea de alimentos no procesados: verduras, frutas, semillas, cereales y no sé si me dejo algún grupo más.

Las fotografías que adjuntaré son de cuentas de Instagram que se dedican a mostrar qué productos son veganos en estas tiendas.

Mercadona:

Soja texturizada: digamos que hace de carne picada; la uso en pasta, lasañas, empanadas… Solo necesita diez minutos en agua caliente y ya tiene la textura perfecta para cocinar.

Edamame: la opción más sana de la lista, mi tentempié favorito. Se hierven siete minutos en agua caliente con sal. Luego las pongo en un bol una vez pasado por el colador, le añado un poco de sal Maldon y copos de chille.

Seitán a la Piastra: lo corto en láminas pequeñas, luego lo caliento en el horno unos minutos y lo añado como toping en una tostada con aguacate ¡Es sin duda mi desayuno favorito!

Eroski:

Nutella: no es el supermercado que más visito, pero tienen un contrato con Veritas que sí es un supermercado que me encanta. Así que en las estanterías de sus supermercados tienen alguno de los éxitos de esta cadena sostenible ¿Mi favorito? Su nutella vegana, creo que no hace falta que explique cómo usarla.

Lidl:

Tortilla: es un procesado y si uno mismo la puede hacer casera mejor que mejor. Pero es una solución para un día de playa o un día que realmente no tengas tiempo de cocinar más… ¡Está riquísima!

Pizza de espinacas vegana: de mis favoritas, de masa fina y de muy buen sabor; lo tengo en el congelador para días en que no tengo ganas de cocinar. Lo dicho, soy humana.

Hamburguesa: esta es la mejor, es una buena alternativa a la Beyond Burger o Moving Mountains. Me encanta usarla en barbacoas o cuando vienen niños a casa e incluso si me apetece una noche americana.

Aldi:

Mayonesa vegana: la utilizo siempre para hacer mi ensalada de “atún” y alguna que otra cosa, pero como soy consciente de que no es muy sana no forma parte de mi día a día.

Patés: me encantan para desayunar, cenar, merendar…tienen de diferentes sabores y normalmente escojo los botes de cristal porque son más reciclables.

Yogur Alpro: de coco, y me fascina como tentempié o desayuno, le añado algunas bayas, chocolate rallado y voilá: rico y sano.

Espero que estas ideas os gusten mucho, si sabéis de otros productos increíbles comentadlo más abajo para compartir esa información con esta comunidad. Me encanta saber cuales son vuestros favoritos y juntos descubrir una nueva manera más compasiva y sostenible de ver la alimentación.

Stay wild, be kind

Laia

Vulnerabilidad

Amor.
Nos hablan de ese sentimiento desde que somos capaces de entender algo, desde que conectamos miradas el tiempo suficiente como para que la otra persona entienda que la hemos escuchado. Nos hablan del amor de nuestros progenitores, de lo mucho que nos quieren, de lo mucho que nos van a querer siempre. Luego llegan los demás: la amistad de la infancia, la primera pareja, las mascotas… Mucho amor en diferentes cajas, botellas y envoltorios. Pero parece que nadie se sentó a hablarme del amor propio, el único que realmente podía salvarme la vida.

Porque sí, vas a necesitar salvarte, más de una vez, de un mundo que te lo promete todo y que a la vez te deja vacío.

Nunca nadie me dijo: llora, pero luego ámate. Porque mi piel ha sentido muchas lágrimas resbalar por cada poro, con cada milímetro menos amor, arrasando con más angustia. No me explicaron que era importante quedarme en silencio a escucharme. Hay un monólogo que parece silenciado, pues hace mucho que no me escucho. Tampoco me dijeron que era importante cuidar mucho mi cuerpo para mantener sana mi mente y para que todos los niveles químicos estén equilibrados y así sentirme feliz. No me dijeron que era importante primero sentirme segura conmigo misma y luego agradar, si eso, a los demás; que era importante tener citas conmigo misma y que no me tenía que avergonzar de ir sola al cine porque justamente eso es lo que quiero.

Doy gracias a los veinte, porque esta edad es para eso, para saber qué quiero y cómo me puedo querer. Porque un día te das cuenta de que todo en lo que te habías centrado no es más que humo, que lo realmente importante es lo que llevas dentro porque lo reflejas en todo lo que haces fuera. También te das cuenta de que hablar de sentimientos es más tabú de lo que imaginabas porque muchas personas aún no saben que lo que sale por tu boca es oro y merece ser tratado como joya. Que los discursos de aceptarse tal cual una/o es están muy bien, pero que el trabajo real está en el día a día. Mereces quererte mucho, pero que sea de verdad. Que las charlas motivacionales están genial para guardarlas en la cabeza, pero hasta que tu corazón no las sienta se quedarán en una nube perdida.

El amor propio tiene muy poco que ver con cómo te sientes con tu apariencia. Se trata de aceptar todo de ti mismo. Tyra Banks

El amor propio empieza por conocerte en silencio, por ser capaz de escucharte y entender que no pasa nada. Puede que no te guste todo lo que veas de ti, pero es mejor saber que desconocer. Al menos, si te escuchas podrás mejorar por y para tus necesidades, no según los estereotipos que resuenan en la sociedad. El amor propio también empieza en el reflejo, no solo el de un espejo, sino el de los propios ojos. Creo que no hay casi nadie que no tenga complejos y debe ser un gran problema de la sociedad porque desde luego no hemos nacido para sentirnos así. Los animales no viven la vida con ese lastre.

Esta es una de las charlas que tengo conmigo misma, cuando me obligo a apagar la música para escucharme; silenciarme es de las cosas más feas que me he hecho. Recuerdo que odiaba cuando de pequeña me mandaban a callar, pero yo a mi misma me lo he hecho tres mil veces peor. Yo también me he mirado frente a un espejo y he visto algo que no me gustaba. Y más triste es el discurso de auto motivación que intentas darte, o las falsas motivaciones a las que pretendes aferrarte.

Cuantas veces me habré planteado ¿cuándo lo haré mejor? ¿Cuándo me priorizaré? Si parece que en esta sociedad el cuerpo y la mente no son prioridad… Y ¿Qué hace que esta vez sea la definitiva? No lo puedo saber, no creo en las películas o libros que un día todo cambia y jamás vuelves a sufrir una crisis existencial. Creo en los subidones y los bajones de tensión a lo largo de la vida. Pero, sin duda, es importante que esta reflexión no te pare y para mí es hora de dar un subidón.

Estás son las cosas que hago para mejorar mi vida:

Mental

Escuchar a los demás


Puede que parezca una locura pero escuchar las experiencias de los demás me enseña que no estoy sola en el mundo, que la que tiene la vida resuelta también tiene bajones. Y no os equivoquéis, eso no me hace feliz; me hace sentirme acompañada en una sociedad en que lo importante no es el humano, es el dinero. Escuchar a los demás me da paz y amor, porque la confianza y la necesidad de intercambiar palabras es afecto.

“Te escucho, te entiendo. Estás en una zona segura para contarme cómo te sientes y valoraré ese acto porque para ti lo es todo”

Mantra para escuchar a la humanidad

Tener tiempo a solas


Recuerdo un fin de semana que fui a Barcelona para examinarme. Estaba sola, pasé casi todo el día en silencio, pasee hasta que mis piernas no pudieron más. Y estallé a llorar, porque hacía mucho que no pasaba tiempo conmigo. Dejé que mis reflexiones fueran lo más importante en mi cabeza, me dejé guiar por mi apetito y fui muy feliz. A veces, cuando me escucho, una ternura me invade; la sensación de que sigo presente… Me gusta pasear con música, con el simple ruido del viento, en compañía…Pero soy consciente de que necesito pasar tiempo conmigo misma.

Quién necesita disfraz si el hecho de ser uno mismo ya asusta a cualquiera. Elena Poe

Meditar


Y no, no soy de las que se levanta cada día a las seis de la mañana a sentarme románticamente en medio del campo a sentirme como Siddarta. Para nada. A veces medito dos días seguidos y luego estoy una semana sin hacerlo. Soy sincera, estoy cansada de sentir que todo el mundo en redes sociales es perfecto.

Voy a intentar meditar más sin duda y puede que algún día me sienta bien como para hacerlo cada día, pero hoy por hoy no es el caso. Sin embargo, cuando consigo meditar me siento tan bien que el recuerdo perdura a través de los días.

Expresarme


Cuanto más transmito a través del arte más mía me siento y más distante de ser la persona que muchos creían conocer. Cada vez que miro hacia atrás, más sé que no voy a volver. Expresar lo que soy o lo que siento a través de la creatividad es mi única manera de ser, claro que luego soy social y salgo de fiesta, rutinas de trabajo, etc. Pero si no puedo ser realmente yo en cualquier situación me convierto en un muñequito de papel, uno que no puede ser quemado, ni roto, ni arrugado, pero que no es Laia. Así que me espera una vida muy bohemia, a pesar de lo mucho que he intentado ser otra cosa.

Did you ever realize how much your body loves you? It’s always trying to keep you alive. It’s making sure you breathe while you sleep, stopping cuts from bleeding, fixing broken bones. 
Did you ever realize how much your body loves you? It’s always trying to keep you alive. It’s making sure you breathe while you sleep, stopping cuts from bleeding, fixing broken bones, finding ways to beat illnesses that might get you. Your body literally loves you so much. It’s time you start loving it back. Anónimo

Cuerpo

Diferenciar mi imagen del espejo de la de mis ojos


Cuando me miro en el espejo, mil anuncios y posts perfectos de Instagram asaltan mis neuronas. Y no soy inmune a esa terapia de shock, de hecho me he hundido muchas veces en esa lancha de complejos que la sociedad ha lanzado a mar abierto. Pero el ratio de mis ojos es mucho más pequeño y el color de mi piel me parece más bonito. Las marcas, estrías y celulitis directamente de mis ojos no parecen tan terroríficas ni una amenaza a mí integridad. Por lo tanto, es muy importante diferenciar entre lo que mis ojos ven y el reflejo del espejo.

Como alimento mi cuerpo


Hace mucho que soy vegana, y ese fue uno de mis primeros actos de amor hacia mi cuerpo. Pero como ya he dicho antes, nada es eterno, y también me he sentido mal con mi cuerpo después. A día de hoy intento alimentarme, según lo que ya sé, con la intuición de mi cuerpo. Y no, no soy nutricionista y no te digo para nada que hagas lo que hago yo. Cada uno lo hace lo mejor que puede con lo que tiene y eso es la vida.

Hacer ejercicio


Y en esta ley reina la misma que la meditación: no practico ejercicio cada día y me frustro muchas veces por ello. Pero al final, lo importante son esos minutos en los que sí ha triunfado el cuidado por mi cuerpo, la voluntad de hacerlo y las ganas de continuar.

Creo que cada día tomo mejores decisiones, intento ser mejor persona y compartir mi viaje es parte de ese crecimiento personal. No es perfecto, no es un guión a seguir, es simplemente una persona no siendo perfecta, explicando la verdad de su vida. Y en eso, yo le veo belleza.

Stay wild, be kind.

Laia

Souvenirs de Ibiza

AQUELLOS QUE SÍ MERECEN LA PENA

Siempre que veo un grupo de turistas mirar imanes  con imágenes de Ibiza para comprar me pone triste. Probablemente no sepan que la mayoría están hecho en China y que no merece la pena. Hay muchas artesanías en Ibiza que merecen ser reconocidas y que son un regalo maravilloso para cualquier persona querida. No es que no queramos vender estas artesanías, pero el problema es que los turistas no suelen apreciar el arte y su valor para comprarlo.

No sé vosotros, pero yo prefiero regalar a menos personas, a las esenciales, algo valioso y auténtico -que van a apreciar por mucho tiempo-,  que regalar a muchas personas algo comercial – que puede que lo conserven con amor o que simplemente piensen “otro imán…”-. Bueno, para gustos colores, pero en mi caso creo que comprar artesanías también significa apoyar a los artesanos del lugar que habéis visitado. 

En este artículo mi intención es hacer una guía de los souvenirs más maravillosos que la isla tiene para ofrecer, y os aseguro que cada uno tiene un carácter diferente, una esencia auténtica y una intención maravillosa. Ibiza tiene muchas tradiciones que a simple vista no se ven, pero que rebosan cultura y pasión.

Lecker al lado de mi primera pieza de cerámica “Daphne”

Cerámica

Ya desde los Fenicios la cerámica era parte de la vida cotidiana de esa sociedad, que hasta la fecha, se ha conseguido mantener aunque cada vez pase más desapercibida y sea cada vez menos conocida. Solo hace falta visitar los museos de la isla para encontrar en algún rincón una muestra de este arte desvalorizado en cerámica. A día de hoy, aún es posible visitar alguna fábrica en la isla para poder ver los estilos que la isla aguarda, sus tornos y su belleza.  También en estas fábricas y alguna tienda se pueden comprar tanto grandes como pequeñas muestras de este oficio tan antiguo: máscaras funerarias, estatuas de la diosa Tánit o el dios Bes, botijos… 

Sa Taulera

Esta fábrica de cerámica conserva un horno antiguo convertido en pequeña galería de arte. A veces, hacen demostraciones para grupos y tienen todo tipo de souvenirs.

Comida

Sí, también la gastronomía es un punto fuerte de la isla. Se puede disfrutar de una gran variedad de platos basados en la vida orgánica del lugar, pero además también os la podéis llevar. Ya sabéis que yo soy vegana, así que siempre intento encontrar la versión plant based de estos platos.

Hierbas Ibicencas

Los más mayores llevan a sus hijos o nietos de paseo por la montaña en busca de hierbas salvajes que después maceran en botellas de cristal y beben en comidas familiares. Un sabor suave y aroma a bosque son los trazos que puedes llevarte donde quieras que vayas.

Sal de Ibiza

Las salinas es uno de los puntos más visitados de la isla. Sus piscinas se muestran como espejos en medio de la naturaleza y no solo reflejan el cielo hay también tonalidades blancas y rosadas de la sal. Ese paraíso se puede embotellar en sal y una vez estemos en nuestro hogar podremos recordar la belleza del paraíso de los flamencos con simplemente sazonar.

Ensaimadas, orelletes y flaó

Los postres que las abuelas hacen cuando hay comida familiar o tardes de domingo y donde los nietos van a visitar. Son esos entrañables recuerdos, dulces y familiares. Nos podemos llevar con nosotros.

Moda

Esta isla recoge muchos estilos de moda, pero los más auténticos son los que nunca se quedan out. Desde sanallons para llevarse a la playa (rediseñados en formato de bolsos, una artesanía que sin duda atrae muchas miradas), espardenyes que recuerdan a verano (sandalias de esparto que cada vez que las lleves en suelo arenoso sentirás la comodidad con la que te proporcionan) y la famosísima moda Adlib, con sus vestidos y prendas en puntillas y colores. La alegría de la isla puede quedar impregnada en cada prenda usada.

Esta fotografía de Clarissa Sophia nos la hicieron en un pequeño show para una feria de bodas en Ibiza. El vestido es de Tony Bonet y es una clara muestra del éxito “Adlib”.

Arte bohemio

No es un secreto que la isla es la inspiración de muchos artistas, que usan sus paisajes y la vida en ella para crear piezas eternas. La expresión se plasma en diferentes lienzos, negativos, letras…

Pintura

Romanie Sanchez es una de las artistas que plasma la isla con cierto esmero en sus trazos. La belleza de su impresionismo reflejan el aspecto bohemio y la mente abierta de la isla. Sus pinturas no dejan indiferente en aquel que fija la vista lo suficiente como para anclar su alma.

Romanie Sanchez

Traspas y Torijano

Esta pareja son parte de la esencia de Dalt Vila y plasman su amor en ella no solo en la pequeña tienda que regentan, sino también con sus poemas e ilustraciones. Son un acto de amor hacia el lugar.

Traspas y Torijano

Joyas

Uno de los iconos más auténticos puede que sean las payesas, que aunque casi extintas a veces pueden verse andar por la calle con sus grandes vestidos, sus pañuelos y sus trenzas. Uno de los rasgos más característicos que ellas nos han dejado han sido las joyas, únicas en el mundo. Se pueden encontrar tanto en oro como en plata, aunque las originales son en oro. 

ELISA POMAR

Cosmética

Una sociedad que quiere proteger la isla es la que predomina en el lugar y por ello son muchas las emprendedoras y emprendedores los que crean iniciativas para proteger la isla. En la cosmética se ve muy reflejado, la protección solar, las cremas hidratantes…

Bueno, después de toda esta información como siempre os animo a explorar y disfrutar de este lugar al que llamo hogar. Sentirse bien recibido es tarea sencilla, amarlo es inevitable, así que decidir qué te llevas para recordarlo es toda una responsabilidad.

con amor,

Laia

España-Ibiza

Ibiza es para mi hogar.

Esta frase va primero porque a veces no se entiende bien, pero me he criado mayoritariamente en esta preciosa isla, y soy quien soy por ese motivo. Y eso queda claro en el momento que llego al aeropuerto de mi isla, ya sea porque he viajado de vacaciones o porque he venido de otro país donde estoy viviendo en este momento. El momento en que salgo del avión, me sube una adrenalina especial: una paz por sentirme segura en mi casa y una felicidad intensa de pensar en; mi familia y mis amigos.

Ibiza es el lugar al que vuelvo cuando quiero estar en casa, por muy Wanderlust que sea, me he nutrido en sus pueblos, ciudad, montañas, pinos y playas. Así como en Deltebre, que forma parte de mis orígenes y en mi interior hay algo de su alma, me siento muy afortunada de formar parte de estos dos lugares tan especiales.

En su momento colaboré con una página web para hablar más sobre Ibiza, y aunque ya no colaboramos juntos, creo que la información que compartí allí merece ser mencionada en este blog. Por otro lado, si os gusta mucho el tema de Ibiza, puedo continuar escribiendo en este blog más información interesante sobre el lugar.

¿Por qué lo hago? Mucha gente me lo pregunta, entiendo que en Ibiza reside un poco de secretismo entre los lugareños. Entendednos, han explotado bastante la zona y quedan pocos lugares tranquilos donde refugiarnos de los turistas. No significa que no nos gusten, solo que a veces se pierde el respeto por la tierra y los lugareños, por ello queremos preservar el santuario que Ibiza representa. Y también estar en paz. Aun así mi percepción difiere de algunos isleños, yo quiero que todo el mundo pueda disfrutar de algún que otro secreto, creo que así se atrae el turismo bueno y respetuoso. Esta intro de alguna manera es para pedir por ese respeto en caso de visitarnos, de esta manera serás muy bien recibida/o.

AQUí OS DEJO LOS LINKS DE LOS ARTICULOS QUE YA HAN COLABORADO:

¿Qué tipo de turista quieres ser en la isla? – https://www.todoviajes.travel/index.php/2020/01/02/ibiza-vacaciones-turismo-fiesta-familiar/

¿Qué hacer en Ibiza durante el invierno? https://www.todoviajes.travel/index.php/2020/01/16/que-hacer-en-ibiza-durante-el-invierno/

Tres playas para cada ocasión https://www.todoviajes.travel/index.php/2020/01/30/playas-en-ibiza/

Para mi no tiene sentido escribir un solo artículo de este lugar, voy a intentar explicar en diferentes momentos la belleza y el valor de este lugar. Así como yo voy a abrir mi corazón espero ganarme el respeto del turista que lea estas líneas y desee tanto como yo cuidar el tesoro que representa esta isla de Ibiza.

Slow Fashion

Es domingo, estoy escuchando alguna versión acústica de La vie en rose y hay esa luz crepuscular en el ambiente que tanto caracteriza un domingo por la tarde. Los domingos siempre me han puesto triste, era el final de la libertad durante el instituto. Más tarde, también cuando trabajaba, y hoy, en tiempos de confinamiento, aunque me siento más libre esa sensación también me persigue.

No he escrito nada en unas semanas para este espacio, la verdad es que porque no quiero llenar páginas si no son reales, si no son cosas que hagan de este mundo un lugar mejor. Y también porque mi alma también se ha confinado, esta cansada y se esconde de todo, incluso del lector. He visto supurar muchas heridas en lo que llevamos de confinamiento. Es maravilloso, no os equivoquéis, supurar en el poco tiempo que llevamos de confinamiento significa que la herida esta abierta, esta llamando nuestra atención y que quiere ser curada. 

Vestido artesanal de México hecho por artesanos

Pero el confinamiento está escondiendo mi alma, algo que no me esperaba o, bueno, sí, pero no sabía como se sentiría. Mis amigas me llaman y me da miedo hasta exponer mi voz, con mi familia me pasa igual, puede que el confinamiento no le siente bien a la niña herida, le está dando lo que más quería: esconderse. Pero hay otra Laia, la que persigue proyectos, la que escribe bonito y la que quiere llegar a tu corazón para darle un abrazo de empatía. Es la que hoy escribe un artículo nada planificado, que va sobre la marcha y que divaga entre letras, esa soy yo, el trocito que hoy dejo ver.

Estaba buscando las musas cuando un mensaje entró en mi Instagram, una persona a la que conozco me pregunta de marcas de ropa conscientes y la verdad es que hacía tiempo que quería hablar sobre ese tema. Creo que todos hemos escuchado las palabras: ropa, industria, derechos humanos, mano de obra barata, etc. Es un tema escabroso sin duda, del que a día de hoy no puedo profundizar. Soy, ante todo, consciente de mis limitaciones, en este caso información.

Y aún así, eso no me parece una excusa, lo cierto es que quiero hacer algo al respecto, tomar decisiones conscientes y adecuadas a los pasos que doy en otras vertientes de mi vida. Es posible que este artículo dentro de unos años no me parezca suficientemente consciente, pero también veré que se aprende a veces de sopetón y a veces paso a paso. Así que estos son los pasos que yo misma estoy aplicando a mi vida ahora mismo:

Iniciación a la moda sostenible

Aquello que ya poseemos

Observar mis pertenencias:

En un mundo que te permite tener todo a tu alcance -o casi todo-, lo esencial es invisible a los ojos más que nunca. Y creo, que por ello, ahora está de moda el minimalismo, es el remedio de los atracones de comprar que nos damos, al antítesis del Black Friday, Cyber Monday o las rebajas. ¿Qué significa esto en nuestra vida? Que ahora no tenemos que mirar atentamente lo que no tenemos, sino todo el contrario, tenemos que mirar atentamente lo que ya tenemos y nos resulta una carga. Este espacio es tan útil para la moda como para todo tipo de pertenencia que tengamos.

Nuestras pertenencias:

Es momento de mirar a nuestro alrededor y observar qué cosas poseemos y no nos hacen felices, cuales nos resultan una carga y cuáles son esenciales. Incluso aconsejo inspiraros en Marie Kondo (ya sea con su libro o su serie en Netflix), esta diosa del orden enseña perfectamente este sistema de descarte. Recordemos que aquello que poseemos también nos posee, el exceso no es la clave, porque sino no podremos ver la esencialidad de la vida, los placeres sencillos. 

Deshacernos de nuestros excesos

Después de demostrar gratitud por todas aquellas cosas que un día nos hicieron felices pero que hoy ya no, es hora de tratarlas con respeto. Aquí hago un llamamiento a dos de las tres erres que tanto me enseñaron en el colegio: reutilizar, reparar y reciclar -el orden de los factores importa-.

Esta camisa es del armario de mi madre, mi showroom favorito. Además esta prenda la diseño mi abuela, doble de valor.

Dale una nueva vida:

Los jeans se pueden cortar, las chaquetas pueden llevar pegatinas nuevas y las telas se pueden teñir. Hay muchos tutoriales en Youtube de cómo dar una segunda vida a nuestras prendas, pero os dejo un libro que además nos enseña a teñir telas de manera natural.

Miremos esos viejos objetos con otros ojos:

A nosotros puede que no nos sirvan pero a otra persona sí. Y reciclar, en caso de que no sirva para nadie intentemos deshacernos de ella de la manera más respetuosa posible. Hay cosas que no podremos salvar, y no pasa nada. Simplemente intentemos deshacernos de ellos de la mejor manera posible, es decir, si podemos reciclar mejor que mejor.

Valorar

Una vez solo nos queden las cosas que nos sirven y nos aportan felicidad tomaos un momento para disfrutarlas y valorarlas. Es importante apreciar el espacio ahora renovado y lleno de cosas que os hacen felices, la sensación es importante y la tenemos que guardar para seguir con esta filosofía. 

Pegué diferentes pegatinas en esta chaqueta y me pareció nueva, es de mis favoritas ahora.

Aquello que aún no poseemos

Nuevas adquisiciones:

Si nos hacen falta cosas podéis hacer una lista de ellas, y recomiendo esperar un mes aproximadamente para valorar si realmente necesitáis estas cosas.

El orden de la lista:

Establece un orden de importancia, te ayudará a no agobiarte y creer que tienes que comprarlo todo. Mi consejo es que no compres nada que no te haga plenamente feliz o de lo contrario te querrás deshacer de ellos tarde o temprano. Cíñete a la lista y no compres algo que no necesites por muy bonito que sea. No te preocupes, volverás a encontrar esas prendas preciosas cuando las necesites.

Adquirir con valores:

Puede parecer sencillo pero no lo va a ser, de los creadores de “somos lo que comemos” llega “somos lo que poseemos” con secuelas famosas como: “escoger con valores”, “recordar que la vida es larga” y “que el mundo no se acaba en rebajas”… entre otras. Después de tener una lista por prioridades de las cosas que realmente nos necesitamos y queremos, toca plantearse el siguiente paso: los valores. En un mundo en que no sabemos qué es real y qué son fake news las decisiones en cuanto a compras pueden ser muy difíciles. 

COMPRAR MODA

Trueques con amigas/os:

Es lo primero que hago, tengo mucha ropa regalada por amigas y yo también la voy pasando. Es más he saqueado el armario de los noventa de mi madre muchas veces y he encontrado miles de tesoros. El trueque es una manera preciosa de pasar el tiempo con amigos, lo que para ti puede ser una carga para tu amiga puede ser un nuevo descubrimiento.

Los jeans que compré de segunda mano en un mercadillo

Segunda mano:

Uno de los placeres de la vida es ir a mercadillos, perderse por las calles de donde vivas y reconectar con tesoros al punto del abandono. También hay tiendas de segunda mano en casi cualquier ciudad y en algún pueblo y si no lo hay plantéate la opción de abrir uno, porque dar una segunda vida es un consumo responsable.

Apps: Vinted, Wallapop, entre otras son aplicaciones que abren el mundo de la moda de segunda mano un montón, desde la otra punta de tu país te puede llegar alguna ganga. Es como un mercadillo gigante virtual, no te pierdas esta opción puesto que tu también puedes vender en ella.Good and you: es una aplicación que te dice qué marcas son éticas y en qué ámbito.

Tiendas online: hay de dos tipos, las que aseguran valores respetuosos con la Tierra, la mano de obra y materiales y las que colectan ropa de segunda mano que nadie quiere y las transforman en artículos maravillosos y originales que te pueden gustar. Itziar Aguilera es una de las influencers que más me ha enseñado en este campo. 

Por lo tanto, ya sea que quieras una nueva adquisición con valores o que quieras disfrutar de esta “nueva” prenda original aquí te dejo unas cuantas ideas.

HIBUY MARKET

PALM SWIMWARE

CAMILA CTG

MAISXFRIDA

View this post on Instagram

Pinky Sand Ring + New Moon 🕊

A post shared by MaisxFrida (@maisxfrida) on

CAMALE_ON

AMT.

Si sabéis de más emprendedoras/es que aporten moda sostenible a nuestro mundo ¡Dejadlo en comentarios! Esta comunidad pretende aprender los unos de los otros, os deseo feliz jueves y mucho amor.

El mono que intercambié con mi amiga Tamara.

Carta para los pacientes

Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres. Así la poesía no habrá cantado en vano.

Pablo Neruda

Esta es una carta que empezó como respuesta a una enfermera que pedía cartas que llenasen de posibilidad a sus pacientes. Estos aislados recibirían las cartas y creemos que les animaríamos un poco, así que esta es la mía.

“Querido/a persona:

Quería escribirte para que supieses que estoy aquí, bueno la verdad es que lo estamos todos. No queremos que os sintáis solos así que miramos las noticias cada dos por tres, salimos a aplaudir a las ocho cada tarde a todo aquel que ayude a la humanidad en estos tiempos. Incluso los más pequeños van a los balcones para colgar carteles que han pintado para decirle a la gente que “todo irá bien”. Bueno, los jóvenes también están colgando carteles en los rellanos de las comunidades ofreciéndose a hacer recados para los más mayores y las personas vulnerables. Es más, los famosos están acercándose online a sus fans hablando sobre éticas y mostrando compasión y los artistas regalan su arte gratis a través de redes sociales. 

La humanidad se ve recluida en sus casas intentando apreciar la oportunidad de reconexión con las personas con las que comparten vida y tener tiempo para si mismos de manera profunda como si fuese un retiro. Ya sabes, nos pasamos el año diciendo que tenemos mil cosas que hacer en casa, que ojalá pudiésemos descansar o que tuviésemos tiempo para nosotros. También hay humanidad que está muy nerviosa: tensión en el los supermercados, teorías conspiratorias, la realidad incierta, el miedo y el estrés que muchas personas están viviendo por miedo. ¿Pero algo de esto aprenderemos, no? Seguro que tu has tenido mucho tiempo para pensar. Ojalá pudiera escuchar tu reflexión sobre la vida ahora mismo. Pero te puedo asegurar que es precioso ver como el amor gana al miedo y nos hemos hecho algo más altruistas y hacemos cosas para los demás. Deseo de todo corazón que esto sea un aprendizaje para siempre y que cuando volvamos a salir de casa sigamos apreciando a nuestros vecinos. Que les dediquemos un “buenos días” o un “¿Todo bien?”. Y también que valoremos todos los tipos de trabajo que hoy nos mantienen cubiertos de necesidades primarias. Porque comunidad es un logro importante: somos piña en un contexto muy abstracto ahora y que parece estar abriéndose como una flor.

Quiero decirte algo bonito para que te lo puedas imaginar: las mascotas están pasando mucho tiempo con sus dueños -imagínate lo felices que deben sentirse-, los canales de Venecia y sus aguas están limpias: los cisnes y delfines han decidido volver a pasearse por allí. Los países se están comunicando entre ellos para aprender los unos de los otros. En China se ha reducido mucho la contaminación que tanto les hacia sufrir. ¡Qué grande es la humanidad cuando se propone hacer frente a algo unidos! Sanitarios mandando audios a la gente para conseguir cosas para vosotros. Enfermeras con pañales, tomando píldoras para retrasar ciclos menstruales entre otras cosas, para poder dedicar su tiempo a las personas enfermas. Transportistas lejos de sus casas con materiales de primera necesidad conduciendo sin parar, farmacéuticos y personal de supermercados en primera fila de batalla… y me olvido de mencionar a tanta gente. Me emociono de ver lo buenos que podemos llegar a ser, que brilla mucho más que la gente que hace cosas mal. 

Con esto lo que te quiero decir es que sonrías porque la naturaleza se está recuperando un poco -como una bocanada de aire fresco-, los valores se están reconstruyendo, los sistemas de gestión que rigen el mundo se están reevaluando, las personas están siendo más humanas… por eso quiero que sepas que formas parte de esto: que eres una persona querida, porque estamos haciendo del mundo un lugar mejor para cuando salgas de esa habitación. Lo estamos intentando de todo corazón.

con amor,

Laia

Si quieres formar parte de esto, puedes enviar una carta a esta dirección de gmail:

cartas.venceremos.covid19@gmail.com

Tiempo de recogimiento

15 cosas que puedes hacer

Estamos en días difíciles, días en los que nos damos cuenta lo frágiles que somos, nosotros y nuestros sistemas de gestión. Estamos en constante preocupación revisando las noticias, redes sociales, whatsapps y charlando con amigos, familiares y compañeros de trabajo. Estamos en un momento de consciencia, en la que podemos ver cuán poco poder tenemos los humanos respecto a la vida misma.

Pero también estamos en unos días para alcanzar algún tipo de conocimiento profundo sobre nuestra humanidad, es momento de quedarse en casa y vernos como humanos, desde un punto de vista primitivo: observar como nuestros instintos están respondiendo. Donde podemos observar qué tipo de personas somos, y ya no en nuestra realidad inmediata sino también en las decisiones que tomamos desde hace tiempo. Hablan de instinto animal y reacciones primitivas y aquí hago llamamiento a los humanos, aquello que nos diferencia de los animales. Esa capacidad de razonar profundamente ¿Con qué fin?

El semáforo esta en rojo.
Paremos desde el amor: por nuestros abuelos, por nuestros vecinos y personas en riesgo.
Tenemos el poder de poner límites.

La humanidad está colapsando muchos de sus recursos, estamos basados en sistemas económicos que tienen unos intereses que la gran mayoría de nosotros desconocemos. Estamos desinformados de una visión global que no tenemos y que las redes sociales nos muestran de manera muy subjetiva. En este pica-pica de reflexión inicial quiero hacer un llamamiento a la responsabilidad y la conciencia.

Hoy se ha despertado en mi un sentimiento de patriotismo nuevo, hoy no me apetece huir de mi país, siento que me quiero refugiar en él. Más adelante no sé, hoy lo siento de esta manera. Quiero quedarme para poder protegerte, para poder ser la amiga pesada que te dice que es importante que te quedes en casa, quiero ser la chica de Instagram #yomequedoencasa y así dar un poquito de ejemplo. Quiero ser esa persona que escribe un blog y que hoy ha usado su voz para darte ideas bonitas en momentos de necesidad. Quiero ser la educadora que le dice a sus niños que sean respetuosos con los espacios personales, que sean higiénicos y que se queden en casa con la familia. Quiero ser la pareja que se entera de las precauciones, que abre debates en casa y -a él que vive conmigo- le daré un abrazo que calme. 

Y de esto va este artículo hoy, sobre qué cosas podemos hacer en este tiempo de recogimiento impuesto donde se nos pide quedarnos en nuestra cueva para respirar y proteger a los demás. No va solo de ti y de mí. Simplemente no sé cómo te afectaría la enfermedad así que me quedo en casa y no nos vemos para protegerte ante esa incertidumbre. Italia, país vecino y casi podríamos decir de nuestra familia, es el ejemplo que nos enseña el por qué de quedarnos en casa. 

Pues sin más dilaciones aquí os presento unas pocas ideas que podéis poner en práctica en la medida que cada uno quiera, sin estresarse. Tomáoslo como un momento de reconexión con uno mismo y con los de casa.

Básicos

  • Rutina: somos personas muy acostumbradas a la rutina, de hecho nos cuesta mucho vivir sin ella. En vacaciones es cuando más acostumbrados estamos a romper con sus patrones pero en situaciones como las que vivimos ahora, la rutina puede ser un calmante. Aconsejo a todo el mundo que puede quedarse en casa o que vaya a pasar más tiempo en ella que se planifique una rutina. Pensando en todas aquellas cosas que siempre hemos querido hacer, que siempre posponemos y que ahora tienen espacio en nuestra agenda. Mientras ejecutes esta nueva rutina, si hay alguna actividad que te hace sentir bien y quieres pasar más tiempo en ella permítelo. No hay muchas oportunidades de reconexión con nosotros mismos y que nos permitan escuchar nuestro cuerpo y deseos puesto que no vamos a salir de casa. La rutina puede ser un calmante al principio pero cuando el cuerpo y la mente se vayan acostumbrando a esta situación de recogimiento, nuestros instintos sabrán qué quieren hacer y nosotros podremos disfrutar de esta experiencia
  • Planificar: Es momento de sacar esa lista de tareas pendientes o de escribirla ahora mismo. Cosas que queríamos hacer en el hogar o pequeños compromisos personales que nos habíamos propuesto. Es momento de ponerlos uno bajo el otro y ver cuáles podemos llevar a cabo estos días.

  • Limpieza profunda: No vamos a estar a gusto en casa si no la miramos con ojos bonitos y tratamos el espacio con mimo. Aconsejo a Marie Kondo para ver el hogar desde otra perspectiva y saber como gestionarlo con amor. Vamos a pasar mucho tiempo en casa y por ello es importante que esta esté limpia y que nos sintamos a gusto entre sus paredes. Por eso una limpieza general debería estar alto en nuestra lista, ya sea por zonas, todo en un día o un poquito cada día. Cuando la casa esté limpia y bonita a nuestros ojos, estaremos más relajados con la idea de quedarnos en ella
  • Hygge: Prácticamente una de las partes más importantes de mi filosofía de vida, os aconsejo el libro Hygge: La felicidad en las pequeñas cosas de Meik Wiking. Si a nuestro hogar le ponemos música que nos guste, velas, una barrita de incienso o esencias vaporizadas lograremos una armonía muy bonita que nos llegará hasta el corazón. 

Importantes

  • Meditar: estamos recibiendo muchos inputs de información, advertencias, ordenes, críticas, consejos… Respirar es importante, mantener la cabeza bien ordenada es muy importante siempre, pero en tiempos de crisis social aún más. Por ello meditar diez minutitos, por lo menos, al día ayudaría mucho a tu rutina. Hay muchas aplicaciones que te pueden ayudar si crees que autónomamente no vas a poder: Omvana, Petit Bambou, Smiling Mind, Insight Timer, Zenfie…
  • Ejercicio en casa: en internet hay mucha información (artículos, vídeos y plantillas) con rutinas de ejercicio que puedes hacer en casa. Aventúrate en Youtube y dedícale unas pocas horas o minutos en el hogar para activar esas endorfinas. Te sentirás muy bien al terminar y reconectarás con tu interior, no olvides que bailar en ropa interior tus canciones favoritas en cualquier parte de la casa es considerado amor propio.
  • Inventario: los supermercados están saqueados y hay cola en las farmacias, pero debemos mantener la calma. No podemos dejar al resto de nuestros vecinos sin comida o medicinas, apelemos a nuestra humanidad. Aconsejo que de la mano de ordenar y limpiar la casa hagáis un inventario de los productos que consideréis básicos para el hogar. Si veis que tenéis la despensa muy vacía id al supermercado pero no arraséis con todo, es muy poco probable que nos quedemos sin comida mañana. Pero se crea caos y angustia si llegamos a un supermercado y vemos que no queda nada. Es un círculo vicioso peligroso y nada saludable. Id a comprar si os va a hacer sentir más seguros pero no dejéis a los demás sin comida. Yo por ejemplo tenía la despensa vacía así que he comprado un poco para tenerla más llena y sentirme tranquila, pero no he arrasado. Es más, he comprado poquito y cada día incluso en lugares distintos para no sembrar el pánico y permitir a los supermercados llenar las estanterías.
  • Naturaleza: es importante estar en contacto con ésta, así que es muy buena idea comprar unas pocas plantas y hacer tu oasis en casa. No solo para estos días de recogimiento, sino que también para siempre. Regar las plantas, ordenarlas, limpiarlas y mimarlas puede ser una meditación y una actividad muy agradable.

Ocio en casa:

  • Cocinar: es hora de abrir ese libro de recetas que siempre miras con recelo por no tener tiempo para usarlo. Puedes dedicarte a la cocina como una meditación con regalo final: un plato delicioso. Incluso puedes hacer conservas tu mismo y así también llenar la despensa con cosas sanas, hechas con amor, y que te han dando tiempo para meditar. Puede ser una actividad en solo o en familia, cada uno decide qué necesita más.
  • Spa: el hogar puede ser un lugar muy agradable sobre todo si seguimos la mentalidad hygge. Si vivimos solos podemos darnos masajes maravillosos a nosotros mismos. Si vivimos con compañeros de piso, familia o pareja podemos hacernos masajes los unos a los otros. Dar amor y recibirlo ayuda a que la atmosfera del hogar sea también un lugar maravilloso.
  • Cuerpo: nuestro cuerpo no siempre recibe la atención que nos gustaría. Estos días son un buen momento para hacernos mascarillas en cualquier parte del cuerpo que nos apetezca, lavarnos los dientes profundamente durante un buen rato, exfoliar la piel, depilarnos, incluso mirar con un espejo todas las pecas de nuestro cuerpo. Nunca está mal dedicarle tiempo y mimo a nuestro hogar más terrenal.
Mimarse el cuerpo es un acto de amor precioso
  • Dispositivos electrónicos: siempre digo que tengo que ordenar las fotos de mi móvil, que las tengo que pasar a mi disco duro y que tengo mil carpetas que ordenar. Este tiempo de recogimiento nos ofrece mucho tiempo para hacerlo. Además podemos dedicarnos a crear listas de música en nuestro Spotify, Itunes, SoundCloud… Podemos ordenar discos duros, redes sociales, escanear -si tienes escáner en casa- fotos que tienes miedo de perder o hacer online álbumes de fotos.

Ocio 2.0:

  1. Libros: que levante la mano quien no tiene una pila de libros por leer en la mesita, o una lista de libros recomendados en su móvil o agenda. Es el momento, chicas y chicos, de sentarnos a leer y abrir nuestras mentes a vidas nuevas.
  1. Películas: No me cabe duda que empresas como Netflix, HBO, Amazon Prime, etc. se van a forrar estos meses, pero viendo el lado positivo muchos de nosotros tenemos también una lista de películas, series y documentales que queríamos ver. Lo repito, ahora es el momento de disfrutar de esos placeres.
  2. Arte: siempre digo que el arte es el medio por el cual expresamos mucho de nuestro interior. Ahora es el mejor momento para hacer un poco de eso, de mirar nuestro interior de una manera agradable. Ya sea pintando sobre un lienzo, acuarelas, escribir un libro, una carta que nunca vas a enviar, tocar ese instrumento olvidado en una esquina, moldear con esa arcilla que compraste en verano, restaurar un mueble… No hay límites ni reglas puede ser una actividad en grupo o en familia. Simplemente disfrútalo. 

Estas son las ideas que a día de hoy se me ocurren y que comparto con vosotras/os hoy, si queréis más inspiración iré compartiendo ideas a través de mi Instagram @laiavalldeperez. Así que si os aburrís o tenéis curiosidad me podéis visitar allí.

En breve podremos salir a la calle, algunos ya se habrán acostumbrado a esta situación y le habrán visto el lado positivo. Algunos de nosotros lo habremos disfrutado a nuestra manera y saldremos con otra perspectiva sobre el mundo. También habrá personas que desearan todo el rato que esta pesadilla termine “no pasa nada todos tenemos nuestros aprendizajes en este vida y nuestros tiempos”. Pero lo que sí creo es que la humanidad va a aprender algo muy valioso: esta red humana que nos conecta a unos con otros se va a enriquecer de este aprendizaje. Saldremos de esta más unidos, con más aprendizajes y más fuertes. Esa al menos es la esperanza que tengo, que cuando salgamos de esta usemos lo aprendido para hacer del mundo un lugar mejor.

No os pongáis nerviosos, no os hinchéis a mirar noticias o redes sociales, lo justo y necesario para estar informados. Sed responsables con vosotros mismos y los demás, si podéis ayudar a vuestros vecinos en zona de peligro con pequeños detalles y, sobre todo, intentad no entrar en pánico. Acudid a vuestra humanidad y confiad en vuestro buen corazón y buen hacer.

Con amor,

Laia

Foto por Clarissa Sophie

P.D: yo estoy también intentando ser buena humana así que me siento agradecida y quiero dar las gracias por los profesionales en gestión que nos protegen, por los profesionales sanitarios que nos cuidan y por todos vosotros que sois lo que pararéis esta situación con medidas responsables.

San Cristobal de las Casas

El lugar que hay visitar, el sitio que te va a engullir y encantar, las calles que te van atrapar y su arte que te va a enamorar. Todas esas sensaciones y muchas más son las que se viven en San Cristóbal de las Casas. Y si no me crees puedes ver el artículo que me inspiró este precioso lugar y que titulé como Oda a México. https://laiawanderlust.blog/2020/02/06/oda-a-mexico/

¿Dónde está?

El corazón representa San Cristobal de las Casas

¿Cómo llegar?

Nosotros cogimos un avión desde Ciudad de México hasta Tuxla Gutiérrez, allí contratamos en el aeropuerto un shuttle bus que nos llevó hasta la estación principal de autobuses. Entonces un taxi oficial nos llevó hasta nuestro hospedaje y para volver hicimos lo mismo.

Día 1: La noche cerrada

El taxi nos dejó en la puerta del que ha sido uno de los mejores hospedajes de mi vida: La posada del abuelito. Un lugar que me pareció lleno de amor en cada rincón, el jardín que te recibe parece hasta frondoso y cubierto por preciosas lucecitas, hay mesas con flores secas en cada rincón… Hay más, hay hasta un pozo de los deseos en un patio donde también hay hamacas y mesitas bonitas para sentarse, además la cocina tiene un aura especial.

Nada más llegar dejamos las maletas y fuimos a cenar ya que el rugido de nuestras tripas se podía escuchar desde las antípodas del lugar. Cuando empecé a andar por las calles una emoción desconocida me paró la respiración, empecé a sudar, a sentir una presión en el pecho que a la vez este palpitaba alocadamente y yo empecé a sentir pánico. Así que cenamos rapidísimo en el restaurante Todo Vegano -tienen el mejor kombucha– y le supliqué a Martin ir directos al hostal a dormir porque no me encontraba bien. 

Pasadas las semanas una amiga me explicó que esta sensación que me embargó durante todo el viaje o se debía a una vida pasada que mi alma reconoció o estaba sufriendo el Síndrome de Stendhal

Este síndrome es una situación anímica que se desencadena tras observar obras de gran belleza en una misma ciudad y durante un corto espacio de tiempo. También es conocido como el síndrome del estrés del viajero la enfermedad de los museos. Los turistas que lo han sufrido aquejan taquicardia, sudoración, sofocación, tensión emocional, agotamiento y mareo.

Fuente: Diario abc

Día 2: San Cristóbal de las Casas

Por la mañana desayunamos tranquílamente deseando que no me volviese a pasar lo de la noche anterior. Martin fue a comprar comida para el desayuno y al volver dijo “carga la cámara he encontrado un lugar que te va a encantar” es de las frases más románticas que se me pueden decir. Así que después de unas tostadas y café fuimos a la carga.

En el Mercado de Santo Domingo, el más grande que he visto en mi vida, se respira autenticidad -recordemos que en este pueblo más del setenta por cierto de su población es indígena maya-. Los puestos son variopintos en mercancías, colores, sabores y olores. Desde comida, a un todo a cien, animales vivos y mucho más. No dejé de abrir la boca cada vez que veía a una octogenaria cargar una bolsa pesada con la fuerza de su frente, cuando una señora maya me sonreía sobre el reflejo de sus trenzas de colores me emocionaba. Bueno pues así anduvimos unas horas entre calles hasta que “creemos” las recorrimos todas.

Artista maya

Finalizamos la mañana visitando el museo de ámbar, la entrada es muy económica y las piezas de su interior son dignas de ser observadas. También aprendimos muchos consejos para comprar ámbar de buena calidad:

  • El ámbar de verdad es una resina y por lo tanto no pesa casi.
  • Si lo frotamos con los dedos y se calienta al olerlo huele a miel.
  • Si quemásemos el ámbar de verdad olería a incienso.
  • En todas las tiendecitas podéis pedir una luz ultravioleta que al enfocar el ámbar si éste es de verdad se pondrá blanco bajo la luz.

Tipos de ámbar:

  • Rojo: ha estado en montañas altas y ha recibido mucha luz del sol.
  • Amarillo: ha estado enterrado bajo tierra y no ha recibido mucha luz del sol.
  • Verde: en algún momento de su vida fue tocado por el agua.
Museo del ámbar

Más adelante os explicaré donde compré mis souvenirs.

Para comer fuimos al restaurante Jardín Tonantzin y pedimos enchiladas y tamales veganos, la comida sabía a auténtica y el ambiente también. En el momento del postre vino la dueña y nos preguntó que tal estábamos y si la comida nos había gustado. Un festín sin duda, pero luego le pregunté:

“Oye, perdona, este lugar es muy especial verdad, digo… místico o con mucha energía”

Ella me sonrió como si supiese perfectamente de qué hablaba y asintió con la cabeza. Sorprendentemente no me dijo nada más pero hizo un gesto que se notaba que callaba algo y yo sentía toda esa energía en cada poro de mi piel.

Por la tarde y después de una rápida siesta en el hostal fui a una pequeña tienda de cacao (Está en la avenida Diego Dugelay cerca del restaurante Todo Vegano), recordemos que los mayas también fueron muy famosos por su cacao. Y este es amargo con ganas, puro quiero decir, pero mira que yo entré chulita con mi “Yo estoy acostumbrada al chocolate de 85%”. No entendía de qué se reía el chico hasta que el cacao se deslizó por mi boca, una experiencia divina y que me devolvió a mi modestia. Si tenéis la oportunidad probad el bombón de maracuyá, es otro placer de la vida del que no deberías morir sin probar.

Por la tarde hicimos el free tour de la ciudad, pero otra vez puedo decir que ha sido de los mejores de mi vida porque me sentí muy acogida por todo el lugar y sus gentes. Vimos vistas únicas, vimos los pequeños rincones que escondían cuentos históricos, vimos atardecer en un centro cultural alternativo, fuimos a una coopertativa artística, nos dieron consejos buenísimos y nos llevaron a beber posh (una bebida alcohólica a base a de maíz).

Mercado de Santo Domingo

Día 3: Excursión al Cañón de los Sumideros, Chiapas del Corzo y miradores.

Nos despertamos tarde y después de desayunar preparamos el tupper con lo que habíamos comprado en Loving Hut y que sería nuestra comida para la excursión de ese día. 

Un coche nos vino a buscar en el hostal y cuarenta y cinco minutos más tarde nos colocábamos unos sombreros en la cabeza, un chaleco salvavidas y subíamos a una barca llena de turistas. Recorrimos el río donde vimos cocodrilos, monos y sus crías, más animales salvajes y su explícita vegetación. Nos contaron sus historias marcadas por la historia y la situación actual de la región. 

Mono araña

Al medio día nos dejaron dos horas para comer en el pueblo Chiapa de Corzo. Martin y yo paseamos por nuestra cuenta hasta encontrar un banco al lado del río, allí comimos la comida de nuestros tuppers, tomamos el sol y leímos, Martin sentado como mejor podía y yo tumbada apoyando mi cabeza sobre su regazo. 

Por la tarde te llevan a diferentes miradores y ves unas vistas increíbles, pero yo estaba muerta del cansancio y muy mareada. Así que no lo disfruté nada, esta parte no la volvería a hacer. 

Cocodrilo

Por la noche compramos unas salchichas de chipotle veganas en una tienda al lado de la chocolatería que he mencionado antes. Allí estuvimos hablando con unos chicos españoles y nos animamos a salir a tomar unas copas, fuimos al Café Bar Revolución que tenía música en directo, unos posh más tarde nos dimos cuenta que nuestra mesa era toda española y es más: nosotros éramos de Ibiza y los demás eran de Formentera y de Mallorca… el mundo es ya te digo yo un pañuelo de causalidades bonitas.

Cañón del Sumidero

Día 4: Maya Experience

Si preguntas en el free tour te pasarán el contacto de un guía muy especial, el único que tiene el beneplácito de los mayas para adentrarse en su territorio. Nosotros empezamos la mañana cuando nos recogieron en la posada del abuelo con una furgoneta que sería nuestro transporte durante toda la mañana. 

La primera parada fue el pueblo de Zinacantán, allí nos explicaron algunas bases de la cultura maya y procedimos a entrar a una casa típicamente maya: las paredes de barro, la estructura puramente orgánica y una niña de 12 años sentada en el centro preparando tacos. Cristina se movía con gracia mimando los alimentos primordiales en su cultura; el maíz en su forma de torta. Cristina tenía los ojos grandes y mirada transparente, por las mañanas ayudaba a su familia con los turistas y por las tardes iba al colegio. El guía nos dijo “En una casa en la que la harmonía reine siempre hay tortillas calientes” y ahí estaba Andrea dominando el aura de su hogar, tan pequeña y tan poderosa. Detrás de mi cámara lloré otra vez, casi no podía disimular mis lágrimas porque todo me conmovió mucho. Luego nosotros hicimos nuestros tacos con lo que Cristina y su mamá prepararon sentadas en el suelo, para enraizarse a la tierra. Sus hermanas y tías estaban en el exterior trabajando con los telares de cintura y creando patrones preciosos, un bebe se alimentaba del pecho de su madre mientras esta trabajaba unos hilos de colores.

Andrea y su mamá
Cementerio

De la vida a la muerte. Nos llevaron a un cementerio, el más humilde que he visto en mi vida, allí se respiraba la esencialidad del ciclo “del polvo vienes y al polvo regresarás”. Y en un perpetuo silenció pedí permiso a cada paso para poder cruzar tumbas y aprender sobre la vida un poco más.

San Juan Chamula fue todo un reto, una iglesia católica se irgue escondiendo su interior: por un lado los santos católicos aguardan el lugar, por el otro las tradiciones mayas cobran vida. Telas invisibles de hojas de pino hacen de alfombra, pasarelas de velas iluminan el camino de sus feligreses y sacrificios animales (gallos y gallinas) son el idioma de unos dioses que han pasado por muchos pactos. La vegana en mí miraba a los ojos a los gallos, estos también buscaban en mi ayuda y no se la podía dar. No pude mirar su muerte pero me prometí seguir siendo activista, porque el amor los salvará y el mío ya lo tienen comprometido.

San Juan de Chamula

Comimos en Te quiero verde, se convirtió en uno de mis restaurantes favoritos junto al de la primera noche. Pasamos la tarde buscando todo los recuerdos que me moría por tener. Y es que pensé que a mas cosas pudiera llevarme más podría quedarme.

Día 5: No sé decir adiós

Nos despertamos pronto y desayunamos en la posada del abuelito mis salchichas favoritas de chipotle veganas con tostadas. Yo ya conocía a la familia que lo regenta y ya saludaba a Gabriel por las mañanas el hijo pequeño que rebosa felicidad. 

No sé decir adiós y siempre hago un drama de ello, probablemente algún día aprenderé pero por ahora Martin me agarra del brazo y me llevó a comer un bombón de maracuyá. Acabamos las compras que nos faltaban y fuimos a la estación de buses que nos llevaría directamente hasta el aeropuerto. Y allí dije adiós, no en realidad aún no he podido.

Cruz Maya

La guinda de la humanidad: La pequeña reunión de almas

Estaba sentada el último día en la tienda de las salchichas de chipotle veganas, deliciosas esperando a Martin que había ido a buscar una cosa en la Posada del Abuelito. Mi cara debía ser un poema porque el chico de la tienda me preguntó si estaba bien. Y yo pensando: cómo le explico sin parecer tarada que las emociones me han engullido aquí, no se habla de esas cosas. 

Y entonces empezó la reunión de almas, se dio cuenta de que me sentía conectada a este lugar y me dijo que él también había venido de vacaciones y que decidió quedarse. Que lo abandonó todo, incluso su trabajo por teléfono, plantó una semilla en mi cabeza, la posibilidad de quedarme. Me reí sola imaginando la cara de Martin al preguntarle si quería quedarse conmigo ahí de verdad. Pero al menos este chico había conseguido hacerme sonreír.

Entro una señora que yo llevaba viendo hacía días, paseaba con cinco perros obviamente sin correa porque eran super educados. Me contó que los iba rescatando y que si me quería quedar uno. La miré pensando “esta chica no me conoce no sabe que me lo plantearía de verdad” y ella me sonrío hablándome sobre la vida de ellos.

Yo ya me estaba montando mi historia en la cabeza cuando Martin entró al rescate de la Laia cuerda que tenía que coger un avión. Y me fui, pero que conste que el destino, el lugar y sus gentes ya me estaban montando una vida allí.